Peluquerías caninas, una moda cada vez más extendida

5 2 WEB
A raíz de la pandemia, la estética e higiene de los perros ha cobrado aún más importancia. / E.A.

¿Puede mi perro contagiarse? ¿Debería lavarme las manos tras acariciarlo? ¿He de evitar que entre en contacto con otros perros? Estas y otras preguntas, han sido frecuentes durante buena parte de la pandemia. La actual crisis sanitaria ha hecho desconfiar incluso de los animales. Desde hace más de un año y medio, la limpieza e higiene ha cobrado aún más importancia y, como no podía ser de otra forma, también en el caso de los perros. Hay quienes no necesitaban que la Ley de Protección animal les haya reconocido como un integrante más de la familia, y son muchos los que conceden especial importancia a su estética y cuidado. De ahí que las peluquerías caninas se hayan convertido en una “moda” cada vez más extendida entre los segovianos. “A raíz de la pandemia, esto se ha acentuado, queremos tener la máxima higiene posible y el perro también forma parte de la casa”, subraya la peluquera canina Raquel Pacho.

Cuando las peluquerías caninas pudieron abrir sus puertas a principios de mayo (cerraron el 19 de marzo), su volumen de ingresos se incrementó exponencialmente en comparación con la época anterior. “Por mucho que querían, la gente ni sabía ni tenía medios para adecentarlos”, manifiesta Pacho. Buena parte de los clientes visitan su peluquería de manera quincenal, para que “cojan la menor suciedad posible de la calle”. Su trabajo es ahora menos estacional, en primavera y verano era “un boom”, pero ya se cuida al perro todo el año.

Es tal la importancia que se concede a su estética, que hace tres años que la segoviana decidió montar una peluquería canina un tanto diferente; “no es una normal”, sostiene, es de bajo estrés. La principal diferencia de esta con el resto es que los profesionales tienen formación en comportamiento animal, no trabajan con jaulas de espera ni de secado, no utilizan cordones de ahogo, recurren a la música para que se relajen y, en caso de que lo necesiten, su dueño se queda con ellos.