Cabalgata de los Reyes Magos, en Segovia. / ROCÍO PARDOS
Cabalgata de los Reyes Magos, en Segovia. / ROCÍO PARDOS

La comitiva ‘Pegaso, el canto de las estrellas’, de la compañía francesa Planete Vapeur, un caballo de grandes dimensiones, con alas plateadas, abrió paso a los Reyes Magos en la Cabalgata de Segovia, pese a las inclemencias meteorológicas en forma de nieve y lluvia que se dieron en la tarde de este miércoles, 5 de enero.

El recorrido comenzó en el Alcázar, algo que no ocurría desde hacía dos años, debido a obras de acondicionamiento en la plaza Reina Victoria, aunque se limitó el aforo de público como medida de seguridad para evitar aglomeraciones. Por este motivo, no permitió que el público se concentrara a lo largo de toda la calle Daoiz, hasta la Plaza Mayor.

La Cabalgata también contó con la participación de tres zancudos, dos acróbatas aéreos y dos músicos, además de los pajes y músicos del cortejo de cada uno de los Reyes Magos, que fueron recibidos en la fortaleza después de la proyección de un videomaping sobre la torre de Juan II donde se relata el pasaje de su llegada a Belén para entregar al niño Jesús oro, incienso y mirra.

Después, Melchor, Gaspar y Baltasar llegaron hasta la Plaza de la Artillería donde el público les esperó para hacer su presencia en un escenario bajo los arcos del Acueducto. Por razones epidemiológicas, no se realizaron los habituales saludos individuales de los niños y niñas a los ReyesPara finalizar, fueron despedidos con fuegos artificiales.

Galería

Más cabalgatas