En la fotografía resalta el contraste entre la teja vieja comprada y la que tenía el edificio. / E.A
Publicidad

La Comisión Territorial de Patrimonio Cultural ha dado el visto bueno a la ejecución del retejado de la Cárcel Vieja de Segovia, al haberse comprobado que las obras se han ejecutado con teja cerámica curva colocada a canal y cobija “en su mayor parte recuperada”. Sin embargo, en una decisión que a la postre ha causado extrañeza en el Ayuntamiento de Segovia, ha constatado el empleo de teja nueva a canal en una pequeña superficie de la cubierta, concretamente en un metro cuadrado, que no estaba prevista en la propuesta inicial ni autorizada.

La Comisión ha requerido que se retire esa teja nueva ya que no responde al proyecto autorizado, y que se aporte la documentación justificativa del cumplimiento del requerimiento ante el Servicio Territorial de Cultura y Turismo.

En realidad, la petición de la Comisión de Patrimonio se refiere a hechos que ya están subsanados, y a una superficie que se utilizó a modo de prueba para comprobar el resultado de lo que fue la primera intención del Ayuntamiento: la colocación de teja nueva y a canal –en la cobija se colocaría teja vieja- para sustituir aquellos elementos de cerámica antigua dañados por el paso del tiempo. En la fotografía pequeña que acompaña a este artículo se puede observar cómo hubiera quedado el tejado en la opción que luego se desechó.

La cronología de los hechos se remonta a los primeros días del mes de septiembre, cuando El Adelantado, ante el acopio de cerámica nueva que no correspondía con la tipología y el color de la teja segoviana, se puso en contacto con los responsables de la obra, la empresa Codec, y con el Concejal de Obras, Miguel Merino. Los dos reconocieron la intención inicial se sustituir la teja rota o defectuosa del tejado por una cerámica nueva, pero solo en la canal. Se hizo entonces un montaje de un metro cuadrado para comprobar cómo quedaba la mezcla de teja nueva con la vieja como cobija. A resultas de ello, el concejal manifestó a este periódico que se renunciaba a poner la cerámica comprada y se intentaría adquirir en el mercado una ya usada de las mismas características.

El 6 de septiembre este periódico publicó un reportaje en el que se anunciaba que el Ayuntamiento solo colocaría teja antigua aunque se mantendría la tipología de la cubierta con canal y cobija, no a la segoviana –solo canal-, como de manera general, y salvo excepciones, exige el Plan Especial de Áreas Históricas de Segovia (PEAHIS) en su artículo 53. Un día después a esta publicación, el 7 de septiembre, la arquitecta encargada del control y seguimiento de la Comisión de Patrimonio, María del Carmen García-Plata, visitó la obra. Al día siguiente lo hizo la propia jefa del Servicio Territorial de Cultura de la Junta, Ruth Llorente. La acompañó la concejal de Urbanismo y Patrimonio, Clara Martín. Probablemente todavía estuviera el metro cuadrado colocado por la contratista, que es al que se refiere la Comisión de Patrimonio en su resolución, y por este motivo se quiera constatar que ya ha sido retirado.

Pero, como si todo fuera parte de un culebrón de fin incierto, otro problema se sumó al inicial antes comentado: la teja vieja adquirida en las cercanías de Cuéllar, aun siendo antigua, mantenía en su superficie un color blanquecino que a simple vista ofrecía un contraste visual y ponía en duda la integración cromática con la ya existente. La normativa del PEAHIS es también estricta en este sentido al exigir “teja cerámica curva de color ocre-rojizo”. Sin embargo, la parte sustancial de la resolución de ayer, y tal como también adelantó este periódico en sendos artículos publicados el 12 y el 19 de septiembre, considera que la tipología –material, curvatura, grosor y dimensiones- es compatible con tejados preceptuados de este tipo y que la teja vieja colocada “es roja” y entonará o mateficará, con lo que en poco tiempo todo el tejado tendrá una similitud cromática.

No obstante, el hecho de que la resolución, como se decía en un principio, ponga el acento en el metro cuadrado que se utilizó como ensayo ha creado extrañeza en el Ayuntamiento. Así se mostraba ayer, el concejal de Obras, Miguel Merino. “Aunque el metro cuadrado de teja nueva estuviera el día de la visita de la arquitecta y de la jefa de Servicio, no tiene ninguna lógica que se mantuviera, ni que forme parte del contenido de un comunicado de la Comisión. La Delegación Territorial es libre y ella sabrá de su intencionalidad al llevar la cuestión por esos derroteros”. Por cierto, los andamios se quitan entre hoy y mañana, y el asunto puede que no termine aquí.