La profesora jubilada y escritora Cristina Guerra posa con un ejemplar de su segunda novela, que está protagonizada por una joven segoviana. / NEREA LLORENTE
Publicidad

Que Cristina Guerra ama con pasión la literatura se nota nada más empezar a hablar con ella. Igual cita a Galdós que a Carmen Posadas, trae al caso personajes como Calisto, o revive en sus carnes el debate entre Miguel de Unamuno y Augusto Pérez, el personaje de Niebla.

Como profesora de Lengua y Literatura, que ha ejercido el magisterio durante más de cuarenta años, conoce los estilos, las épocas, los autores y sus obras; como entregada lectora se emociona con la palabra sublimada; y como escritora que, por fin puede dedicarse a una vocación latente durante años, se deja poseer por sus personajes para que crezcan y sus historias salgan al encuentro con el lector.

Así llega al público Laura, la protagonista de ‘En acatamiento tuyo’ (Círculo Rojo), la segunda novela de Cristina Guerra que será presentada el martes, día 15 de octubre, en el Museo de Arte Contemporáneo Esteban Vicente. Laura es una chica de provincias, educada en una familia muy conservadora que cuando sale de su Segovia natal para ir a estudiar a Valladolid se encuentra con un mundo nuevo. A lo largo de los cinco cursos de carrera, irá descubriendo las ideologías políticas que se mueven en la clandestinidad, la cara amable de la Iglesia posconciliar, el cine que se rueda más allá de nuestras fronteras, el teatro, el amor y el sexo. Vivirá los ecos del Mayo del 68, escuchará a Aranguren, conocerá a Delibes, asistirá a manifestaciones y sufrirá la represión policial.

Ambientada en los últimos años del franquismo y los primeros de la democracia, ‘En acatamiento tuyo’ relata la historia de una mujer que busca la libertad y su propia identidad. “No soy yo” sale al paso rápidamente la escritora que, en todo caso, reconoce que la ficción está situada en espacios de tiempo y lugar por los que ella ha transitado. “Lo que he pretendido —explica— es hacer una crónica de unos años que fueron muy importantes en mi vida”. El contexto es real pero “el resto es inventado”, añade.

Parte de la trama se sitúa en la Segovia de los años 60. Una ciudad muy cerrada, que se miraba mucho a sí misma, muy conservadora, con bastante clasismo, como casi todas las ciudades pequeñas de entonces, comenta Cristina Guerra. Recuerda y así lo ha hecho sentir a Laura, que la gente joven hacia una vida “bastante gris”. “Del colegio a casa y de casa al colegio; los fines de semana cuatro paseítos, subir a la Plaza, quedar con la pandilla y poco más, y si se abría una discoteca pues eso era escandaloso”. De esa época de represión, doble para las mujeres, ha rescatado a personas admirables que conoció entonces e iluminaron su vida.”Me dieron ánimo —señala Cristina— y no he podido evitar meterlos en la vida de Laura”.

Como ya hizo en su primera novela ‘La luz solitaria de las estrellas’, Cristina Guerra vuelve a elevar la cotidianidad y a cuidar el lenguaje de sus personajes para definirlos a través de sus diferentes modos de hablar. “Aunque me ha costado recordar cómo hablábamos las chicas educaditas, buenas y modositas”, apostilla risueña.

Cristina Guerra (Madrid, 1950) es licenciada en Filología Románica por la Universidad de Valladolid y ha ejercido durante más de cuarenta años como profesora de Lengua y Literatura. Ha obtenido el primer premio del concurso Cuentos de Provincias, organizado por la Asociación Horizonte Cultural, en sus segunda y tercera convocatorias, por sus relatos ‘El crepúsculo’ y ‘Un fracaso’. En el Premio de Novela Corta, promovido por el Centro Segoviano de Madrid en 1995, su obra ‘María del Salto’ recibió el segundo premio. Mientras daba clases no tenía tiempo más que para crear algún cuento “pero fue jubilarme y ponerme a escribir” dice quien ya prepara una tercera novela.

Los lectores que tengan entre sus manos ‘En acatamiento tuyo’ (Círculo Rojo), se encontrarán con una portada llena de mensajes intencionados que empiezan por la palabra, casi en desuso entre los jóvenes actuales, que da título a la obra: acatamiento.