4 1kama WEB
Edificio del Real Aserrío de Valsaín, que en unos meses empezará a trabajar y a producir madera. / KAMARERO

Parques Nacionales ha convocado un nuevo concurso para la adjudicación del Real Aserrío de Valsaín, que lleva sin funcionar más de dos años, después de que se rescindiera el contrato con la última adjudicataria, la UTE Accuore Inversiones S.L. y Carbones y Sepiolitas S.L. y llegara la pandemia del coronavirus.

El Boletín Oficial del Estado (BOE) publicaba hace unos días el anuncio del concurso, al que se podrán presentar ofertas hasta el próximo 22 de octubre. El presupuesto de la gestión del Aserradero se establece en 20.000 euros por año, con un periodo de duración del contrato de 25 años y un valor estimado de 500.000 euros. El montante económico se reduce en comparación al del último concurso, de 24.200 euros, y considerablemente respecto de los dos anteriores concursos que quedaron desiertos. Mientras que en el primero se imponía un presupuesto de 250.000 euros, la carga financiera se reducía en el siguiente a 90.000 euros.

Los requisitos específicos que se establecen para la empresa que opte al concurso son: solvencia económica y financiera y solvencia técnica y profesional. Las solicitudes que se presenten serán abiertas el 3 de noviembre.

El director del Centro Montes y Aserradero de Valsaín, Javier Donés, confía en que el nuevo concurso atraiga a futuras empresas y el Aserradero pueda reanudar su funcionamiento, después de unos años cerrado, en el que algunos de sus trabajadores se han jubilado y el resto fueron trasladados a otros destinos del organismo Parques Nacionales.

En cuanto al largo periodo de tiempo por el que se va a adjudicar la gestión del Aserrío, 25 años, después de que el último contrato fuera para seis años, Donés explica que “si no damos garantía de continuidad, no es viable la inversión”. En este sentido, reconoció que el Aserraderoya tiene unos años”, la tecnología en el sector ha cambiado mucho, y la de las instalaciones de Valsaín se ha quedado prácticamente “obsoleta”. Por eso, la empresa que se haga cargo de la gestión del Aserradero tendrá que hacer una importante inversión de futuro para que tenga continuidad.

Al mismo tiempo, el director del centro considera que el Aserradero de Valsaín puede ser una empresa rentable, ya que en la actualidad existe una gran demanda de madera, lo que puede hacer atractivo el negocio. Donés se muestra “esperanzado” de que la adjudicación salga adelante y se comience a trabajar.

Mientras, el trabajo en los Montes de Valsaín no se ha visto afectado por el cierre del Aserradero. Parques Nacionales ha seguido gestionando la superficie forestal, con la salida a subasta pública de la madera del pino de Valsaín. A este respecto, Javier Donés señala que la empresa a la que se adjudique la gestión del Aserradero podrá adquirir la madera en el mercado que quiera, no necesariamente de los Montes de Valsaín, que seguirán saliendo a subasta.

El Real Aserrío de Valsaín inició su andadura bajo el patrocinio de la Casa Real en el año 1884, con máquinas accionadas a vapor. Posteriormente, tanto los Montes de Valsaín como el Aserradero, pasaron a depender de Patrimonio Nacional, permaneciendo en esta situación hasta el 16 de julio de 1982, cuando se transfieren ambas entidades al hoy desaparecido Instituto para la Conservación de la Naturaleza (Icona). Posteriormente nace el organismo Parques Nacionales, dependiente de Ministerio de Medio Ambiente, del que depende en la actualidad el Real Aserrío de Valsaín.

BIC

Por otro lado, el Real Aserrío de Valsaín continúa pendiente de su declaración como Bien de Interés Cultural (BIC). Javier Donés espera que entre este año y el siguiente se resuelva favorablemente, ya que la Dirección General de Bellas Artes del Ministerio de Cultura y Deporte está trabajando en ello.

También está en proyecto la mejora del suelo original y la cubierta del edificio, con el acondicionamiento de las dos estancias originales, la sala de calderas y la máquina de vapor, que se financiará con los fondos europeos procedentes del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.

Estas obras completarán el arreglo del sótano que se acometió a lo largo de 2020. Y en un futuro se pretende convertir en un espacio museístico, cuando el antiguo edificio esté en condiciones de albergar un museo.

En 2018, la Junta de Castilla y León aprobaba una propuesta por la que exhortaba al Gobierno de España a declarar el Aserradero de Valsaín Bien de Interés Cultural (BIC) y la puesta en marcha del museo de la madera proyectado dentro del aserradero. Parece que la iniciativa será una realidad el año que viene. El Aserradero de Valsaín se trata de un edificio que fue ejemplo de la Revolución Industrial en la provincia de Segovia.

Los pinares de Valsaín se encuentran dentro del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama. Esto supuso que alrededor surgiera una potente industria dedicada al aserrío, y donde sobresalió dentro de esta industria en la zona el Real Aserrío Mecánico de los citados Montes de Valsaín.