Palomo se propone conseguir una Cámara de Comercio “sostenible”

El nuevo presidente de la institución apela a los cambios en la futura normativa estatal y a los ajustes internos para lograr el mantenimiento de la institución segoviana.

8

El nuevo presidente de la Cámara de Comercio de Segovia, Pedro Palomo, expresó ayer su intención de conseguir una institución “sostenible y que conviva con las otras instituciones empresariales”. De este modo compaginará el nuevo cargo con el de presidente de la Federación Empresarial Segoviana (FES).

Palomo sustituye así, de forma oficial a Carlos Tejedor, que había presentado su dimisión para ocuparse de lleno a su empresa, Dibaq. En todo caso Palomo ya ejercía la Presidencia en funciones desde el pasado 8 de octubre al haber estado ocupando la Vicepresidencia. La Cámara tuvo que celebrar ayer un pleno con el fin de normalizar la situación eventual que se había generado, y en él se proclamó presidente a Pedro Palomo, que era el único candidato presentado.

Tal como avanzó este periódico, Pedro Palomo dijo que optaría a la elección “por responsabilidad”. Ayer confirmó que se trata de una situación de excepcionalidad y temporal, pues la proclamación se ha realizado a mitad de mandato, ya que el año previsto para elegir presidente era 2014.

Al pleno extraordinario acudió la viceconsejera de Política Económica, Empresa y Empleo de la Junta, Begoña Hernández, quien participó en el acto de proclamación del nuevo presidente, y le deseó éxitos en su nuevo cometido.

Posteriormente en rueda de prensa, Palomo se refirió a las dificultades económicas por las que están atravesando las cámaras de comercio, y señaló que será preciso reajustar los gastos y los proyectos en los que trabaja la institución para conseguir su mantenimiento futuro.

En este sentido anunció que continuaría los proyectos en los que la Cámara de Segovia ha sido modelo de gestión y de puesta en marcha de actuaciones, como el proyecto Destino Alemania, orientado a facilitar a profesionales su entrada en el mercado laboral germano, y lograr intercambios económicos. Además de que este modelo está siendo exportado a otras provincias, Palomo se propuso continuar con su política de internacionalización para las empresas segovianas.

Basó el futuro de la institución en cómo quede la nueva Ley de Cámaras, dado que la supresión de la cuota cameral en diciembre de 2010 dejó a estas organizaciones sin una importante fuente de ingresos. Así, en función de dicho escenario, la Cámara de Segovia deberá ajustarse y con ella sus actividades y su plantilla, formada actualmente por ocho personas, cuando ha llegado a tener hasta trece en su mejor momento; pero podría rebajarse hasta los tres empleados en el “peor de los escenarios”, según Palomo.