9_1paella
La paella sirvió 2.500 raciones en La Fuencisla./M.G.
Publicidad

Si las fiestas de Segovia tuvieran un guión preescrito, el correspondiente al día de San Juan podría ser muy parecido al que la jornada de ayer dejó como balance. La participación popular desbordó cualquier previsión e hizo que la práctica totalidad de las actividades programadas contaran con una masiva presencia de segovianos.

Pero la tradición manda, y un año más Frutos y Fuencisla, acompañados por demonios y trasgos salieron a la calle para celebrar una de las dos fiestas grandes de la capital en el tradicional pasacalles de Gigantes y Cabezudos, con el obligado acompañamiento musical de ‘Los Silverios’, que ayer celebraron el 75 aniversario como escoltas musicales de tan ilustre cortejo. La música fue también el eje de la fiesta en el centro histórico con la presencia de la charanga ‘Jarra y Pedal’, que en la arteria que une la Avenida del Acueducto hasta la Plaza Mayor hicieron bailar a propios y extraños.

Mientras tanto, en la Alameda de La Fuencisla, los profesionales de la Asociación de Cocineros se afanaban para preparar la gran paella popular que a primera hora de la tarde sirvió más de 2.500 raciones a otros tantos segovianos que convirtieron este espacio por unas horas en un gran salón comedor en el que compartieron mesa, mantel y diversión en este caso de la charanga ‘Gurugú’ de Pedraza.

Pero la sorpresa de la velada fue el concierto de Wyoming y Los Insolventes, cuyo poder de convocatoria dejó pequeño el recinto de la Plaza de San Martín, lleno de personas que disfrutaron del peculiar modo de entender la música del presentador y ‘showman’ televisivo, tan próxima a los clásicos del rock, el soul y el blues.

Tras un intensísimo fin de semana, las revoluciones del programa festivo bajan considerablemente pero mantienen el motor en marcha, en esta ocasión con la música como principal atractivo y además con inequívoco sello segoviano.

Así, en la Plaza de San Martín (21,30 horas) tendrá lugar una particular ‘Noche de cantautores’ de la mano de Juan Hedo y su virtuosismo vocal y musical y David Copper, que recupera los escenarios para presentar ‘Corazonada’, su último disco plagado de sentimiento y talento musical.

Una hora después (22,30 horas) el Azoguejo se transforma en auditorio para albergar el concierto de la Banda Sinfónica Tierra de Segovia, dirigida por Chema García Portela, con un atractivo programa de clásicos que pone a prueba el talento de esta agrupación musical.