Elvira Lindo, en el centro, como narradora de ‘El niño y la bestia’, junto a Linien Ensemble, la noche del viernes en San Juan de los Caballeros. / E. A.
Publicidad

Con una gran ovación fue recibido el espectáculo musical y literario ‘El niño y la bestia’ que de la mano de la escritora y actriz Elvira Lindo y de Linien Ensemble ofreció la noche del viernes MUSEG, Festival Musical de Segovia, en San Juan de los Caballeros.

Espectadores que aplaudían esta “forma diferente de hacer cultura”, en palabras de la organización, la Fundación Don Juan de Borbón, y aseguraban que salían de la antigua iglesia del Barrio de los Caballeros, hoy museo gestionado por la Junta de Castilla y León, “con el corazón en un puño “por la magistral descripción” que Lindo hace de una época gris, con una música que en todo momento forma parte del hilo narrativo, lo acompaña con protagonismo y sin estridencias.

Madrid 1939 ‘El niño y la bestia’ combina la narración de la llegada de un niño al Madrid de 1939, tras el final de la Guerra Civil, con la música interpretada por una formación fundada el año pasado por María Lindo que estuvo acompañada en su concierto de Segovia por el contrabajista Ander Perrino, el clarinetista Sacha Rattle, el violinista Rodrigo Bauza y el violista Lander Echevarría.

El broche final, dentro del ciclo ‘En Abierto’ de MUSEG lo ponía anoche, en el jardín de los Zuloagas, la cantante portuguesa Dulce Pontes, que estrenaba en Segovia la que será su gira a partir del próximo año con dos músicos como acompañantes.