Publicidad

Hacía tiempo que DYC no destacaba con sus campañas promocionales con las que hizo historia como la famosa ‘Gente sin complejos. Y es que la empresa fundada por el segoviano Nicomedes García compartió también propiedad con la Agencia de Publicidad Azor, diseñadora del famoso toro de Osborne.

Otro soporte metálico sirve ahora para la nueva campaña. Las verjas bajadas hasta el suelo se han convertido en un símbolo gris metálico de la crisis sanitaria del coronavirus pero, a partir de esta semana, 25 locales de España lucirán en ellos el retrato de sus camareros en forma de promesa: “Ya falta poco”.

La marca de whisky DYC ha alquilado los cierres de 25 establecimientos de Segovia, Madrid, Cádiz y Málaga para dar una compensación económica a los dueños de estos negocios y pintar la persiana metálica de sus fachadas con el retrato de sus propietarios, acompañados de un mensaje de optimismo.

En Segovia, desde ayer, cinco bares de la capital de provincia visten el rostro de sus hosteleros, como el Pub Celia Bar, en el barrio de San Lorenzo. Su propietario desde hace 32 años, Juan Miguel Barrio, considera esta iniciativa “muy bonita”: “Ya que estamos cerrados, que se nos vea la cara desde fuera”, comenta en una entrevista con Efe.
Este bar lleva con el cierre echado desde el 13 de marzo, un día antes de decretarse el estado de alarma, y las consecuencias han sido “muy malas” para él a nivel económico, pero también “anímico”: “Lo peor es no poder hacer nada más que esperar”.

Segovia es la única en Castilla y León que no posee ninguna zona básica de salud que ha avanzado hasta la fase 1 de la desescalada, que prevé la apertura parcial de los bares.
Pero Juan Miguel Barrio, de 56 años, no abrirá su bar tampoco cuando Segovia llegue a esa etapa, ya que no considera rentable arrancar su negocio con tan solo la mitad de las mesas de su terraza, y el clima en Segovia aún no acompaña: “Esperaremos a la fase 2”, señala. “Tras dos meses, los ingresos son cero y los gastos están siendo los mismos, así que estamos mal, tanto de ánimos como económicamente”.

El alquiler de un mes que DYC paga a los bares como parte de esta campaña es de 500 euros en el caso del Pub Celia Bar, pero su dueño ve la participación en la campaña más como un valioso gesto.

Para este conocido hostelero de San Lorenzo, la nueva imagen da otra “visibilidad” al negocio, al mismo tiempo que recuerda que ya “queda muy poquito” para el reencuentro: “Que nos vean nuestros clientes y piensen que seguimos ahí, esperándoles”, afirma. “Agradecemos este apoyo para dar más visibilidad a nuestros clientes”, añade.

La Jefa de Marketing de DYC, Mila Baides, ha explicado en una entrevista con Efe que la compañía ha invertido 100.000 euros en esta acción y ha seleccionado a las ciudades y los bares por su “estrecha relación” con la marca.

El trabajo artístico de plasmar en el cierre el rostro de los hosteleros a partir de una foto facilitada por ellos corre a cargo de los grafiteros Nacho Welles, de Madrid, Wiqtor Ink, de Toledo; o Bruno Herrero. Este último ha participado en los de Segovia y luego irá a Málaga y Cádiz. “Plasmar en los cierres a la gente que trabaja en los bares es algo curioso, es la primera vez que hacemos algo así”, señala.

Otro de los locales a los que los vecinos pondrán cara a partir de este miércoles en la capital de provincia es Destino Café Lounge Bar, un bar de copas con cuatro años de trayectoria y al frente del cual se encuentra Víctor Blázquez.

El propietario reconoce que le da cierto pudor poner su rostro en la calle: “No me gusta ser protagonista, yo nunca salgo en las cosas, pero ahora tenemos que unirnos todos”, explica. Para él, los 1.000 euros que recibirá por el alquiler marcará una diferencia: “Ahora mismo viene bien cualquier tipo de ayuda, aunque sean 10 euros”. Este empresario, de 36 años “vivía” de este pub y otro que regenta en la Plaza Mayor de la ciudad, llamado Daddy Cool: “Yo vivo de la hostelería y ahora, facturación cero”, lamenta Blázquez. Para él, como para tantos otros pequeños empresarios, “todo tipo de impuestos y cuotas” no han parado y, por parte del Gobierno, solo ha recibido una ayuda para autónomos de 878 euros. Lo que más valora este segoviano de la iniciativa de DYC es el lanzamiento de un mensaje de ánimo al resto del sector: “Ahora no hay competencia, estamos todos a una”, expresa. En su opinión, este aliento de esperanza también llegará “a cualquiera” que pase por el barrio: “Si ves que en un sector que está realmente ‘jodido’ aún somos positivos, a todo el mundo le tiene que animar”, razona.

Los otros locales segovianos a los que DYC ha apoyado son el restaurante La Concepción, en la Plaza Mayor; el Vogue, en la Plaza de la Rubia; y el Mandala, en la calle Colón.

GRAF4999. SEGOVIA, 13/05/2020.- El propietario del Bar Celia de Segovia, Juan Miguel Barrio (d), observa este miércoles el grafiti dentro de la iniciativa que ha tenido la marca de whisky DYC para apoyar la reapertura de la hostelería en Segovia. El cierre de los bares echado hasta el suelo se ha convertido en un símbolo gris metálico de la crisis sanitaria del coronavirus pero, a partir de esta semana, 25 locales de España lucirán en ellos el retrato de sus camareros en forma de promesa: “Ya falta poco”. EFE/ Pablo Martín
25 locales de España lucirán en ellos el retrato de sus camareros en forma de promesa: “Ya falta poco”. Pablo Martín

Un joven realiza un grafiti en la puerta de un bar, dentro de la iniciativa que ha tenido la marca de whisky DYC para apoyar la reapertura de la hostelería en Segovia. / Pablo Martín

El propietario del Bar Celia de Segovia posa junto al grafiti. / Pablo Martín

El sector se vuelca con los pequeños establecimientos

Varias son las iniciativas del sector de los licores, los vinos o los alimentos que se solidarizan con la hostelería a través de distintos gestos, además de la ya citada de la destilería segoviana DYC.

La cervecera Mahou-San Miguel decidió que repondrá los barriles y tanques que quedaron abiertos sin terminar durante el confinamiento, y apoyará con la entrega adicional de cerveza de sus marcas en formatos retornables.

Por su parte, el Consejo Regulador de Ribera del Duero lanza una campaña denominada ‘VolveremosaBrinBar’ y ha anunciado apoyos al mundo de los bares y restaurantes mientras que canalizan de momento la venta online de las bodegas que integran esta Denominación de Origen.

Por otro lado, la bodega Ramón Bilbao y la plataforma de comercio electrónico de Segovia ‘Compra-vino’ apoyarán a la hostelería segoviana en su apertura con la dotación de cajas de vino sin cargo para hacer frente al inicio de su actividad. El responsable de la comercializadora, Rubén Sanz Gil, explica que su objetivo es ayudar al sector hostelero segoviano para que pueda “sobrellevar los efectos de la crisis originada por la pandemia; y por cada botella de vino de la marca Ramón Bilbao que se venda en la tienda online se destinará una botella sin cargo que se hará entrega en los establecimientos hosteleros para paliar los efectos económicos derivados de la situación actual.
Y los propios clientes de muchos han creado iniciativas como bonos que los clientes pueden pagar para consumirlos cuando abran.