Zona posterior de La Cárcel_Centro de Creación de Segovia. / Kamarero

El portavoz socialista, Jesús García Zamora, ha anunciado que, además del medio millón de euros para remodelación y mejoras en los polígonos industriales de Segovia, cantidad que el gobierno municipal ha incorporado al presupuesto de este año gracias a los remanentes acumulados, “seguramente” habrá más dinero para estas zonas empresariales en el presupuesto del año que viene.

Así lo sostuvo ayer durante el debate de la enmienda que el Grupo Municipal de Ciudadanos presentó a la propuesta del gobierno municipal para sumar los 6,2 millones de euros que el Ayuntamiento tiene en remanentes de Tesorería al presupuesto actual con el compromiso de ejecutar todas las inversiones antes del 31 de diciembre de 2021.

El planteamiento del equipo de gobierno (que integran los grupos Socialista y de Izquierda Unida) recoge actuaciones a ejecutar en los próximos meses, como 400.000 euros en ayudas al tejido económico, 265.000 para la limpieza de los colegios públicos, 177.000 para reforzar las ayudas de emergencia social, 300.000 al programa de ayudas a la vivienda o 600.000 para reforzar el transporte público pero también más de dos millones de euros en obras que, salvo en el caso de las destinadas a polígonos, son criticadas por PP y Cs, ya que consideran que el dinero de los remanentes “se ha liberado” por el Gobierno de España para hacer frente a las consecuencias de la pandemia y entienden que proyectos de asfaltado, renovación de redes, alumbrado, etc. deben estar en el presupuesto ordinario y no son prioritarios cuando se prevé una profunda crisis económica.

El apoyo del concejal de Podemos, Guillermo San Juan, a la propuesta del equipo de la alcaldesa Clara Luquero, que parece también asegurado para la aprobación del presupuesto de 2021, ha sido determinante una vez más, ya que el Grupo Popular se abstuvo y la formación naranja votó en contra.
La enmienda de Cs fue ‘bien’ recibida por el resto de grupos a excepción del PP por novedosa, al incorporar una alternativa además de la crítica al planteamiento del gobierno municipal, según manifestaron los portavoces del PSOE, IU y Podemos, pero no prosperó.

Ante los anuncios realizados por integrantes del equipo de gobierno, o también por San Juan, en el sentido de que el dinero de los remanentes y el próximo presupuesto se complementarán, la portavoz de Ciudadanos, Noemí Otero, se ha quejado nuevamente de que el equipo de gobierno ha obligado a abordar este proyecto “con una visión desgajada de los presupuestos municipales, dado que continúan apartando a la oposición de su planteamiento final” y ha añadido que, “sin embargo, ellos lo entienden como el binomio entre los remanentes de tesorería y los presupuestos del año que viene”.

Tres bloques

Si lo habitual en los plenos municipales es la división en dos bloques más o menos claros, con el equipo de gobierno y Podemos por un lado y PP y Ciudadanos por otro, ayer se puso de manifiesto una tercera vía, la de Ciudadanos, que ha afeado a los populares que no presenten formalmente una alternativa “y se limiten a criticar”.

Petición de dimisión

Por su parte, Pablo Pérez, que hizo una intervención dura, plagada de calificativos como “frívola’ o comentarios hacia la propuesta aprobada finalmente como nacida de la falta de sensibilidad o de “fiesta del gasto”, también hizo un anuncio y aseguró que pedirá la dimisión de la alcaldesa si solo uno de los proyectos que se financiarán con remanentes no se ejecuta a tiempo “y se pierde el dinero de todos los segovianos”.

La alcaldesa, que cerró el debate y le dijo a Pérez que era “irrespetuoso” por hacer gestos durante su intervención, defiende el destino que se dará a los 6,2 millones de euros y afirma que otras administraciones como la Diputación también abordarán obras con remanentes.

Dicotomía o equilibrio

Durante el debate de la modificación presupuestaria más importante de los últimos años, los portavoces del PP y de Ciudadanos plantearon la necesidad de destinar la mayor parte de los 6,2 millones de los ahorros del Ayuntamiento desde 2013 a ayudar a las familias y a sostener la economía local. “Pregunten a quien va a cerrar su negocio de hostelería si prefiere bancos en el Pinarillo, pasarelas en el río Eresma…”, dijo Pérez, mientras ambos grupos critican que se destinen 235.000 euros a la restauración de los pabellones posteriores de La Cárcel_Centro de Creación.

Desde el equipo de gobierno y Podemos reprochan a estos dos grupos de la oposición que dejen al margen las inversiones en los barrios, aunque los populares aseguran que las proyectadas en los mismos son necesarias pero responden a la desatención de 17 años de gobiernos socialistas y, debido a la crisis, “no es el momento” de abordarlas.

Por su parte, Otero lamenta que “PSOE e IU continúan empeñados en crear una dicotomía inexistente entre polígonos y barrios, entre economía local y ciudadanía” y apostilla que “no quieren ver que todo es uno, es Segovia. Los vecinos de los barrios trabajan en los negocios locales e impulsan la economía de la ciudad”.

En contraposición, Ángel Galindo, de Izquierda Unida, que apunta a la posibilidad de incrementar el dinero destinado a ayudas de emergencia si es necesario, es uno de los portavoces del trío de grupos que defiende la propuesta oficial que ha recalcado que “no se trata de enfrentar” a barrios con polígonos sino de equilibrar las inversiones en toda la ciudad.