Estado actual del antiguo Teatro Cervantes visto desde el tejado del Seminario. / EL ADELANTADO
Estado actual del antiguo Teatro Cervantes visto desde el tejado del Seminario. / EL ADELANTADO

Las obras de rehabilitación del Teatro Cervantes de Segovia arrancarán el próximo lunes, 23 de mayo, con la primera fase del proyecto, «la más dura» e «importante», que consistirá en la demolición, movimiento de tierras y cimentación del terreno. Estos trabajos se prolongarán unos tres meses y será necesario eliminar 22 plazas de aparcamiento de las calles Domingo de Soto e Ildefonso Rodríguez para permitir el paso del tráfico pesado.

Así lo ha confirmado el Ayuntamiento en una nota dirigida a los medios, donde explica que esta primera fase implica un paso de vehículos continuo, en ambos sentidos de circulación, lo que hace necesario disponer de dos sentidos de circulación en las calles Domingo de Soto e Ildefonso Rodríguez y eliminar 22 plazas de aparcamiento, 16 en la calle Ildefonso Rodríguez, dos de ellas junto al jardín de los Huertos, y seis en la calle Domingo de Soto.

Con el parón de las obras los fines de semana, es decir, los viernes por la tarde y durante las jornadas de sábado y domingo, está previsto que estas plazas queden restablecidas en ambas calles. Tras la primera fase de obras de desescombro, que se prolongará unos tres meses, no será necesario suprimir estas plazas de estacionamiento. En ese caso, se aplicará el paso alternativo a través de operarios con señales o ‘paletistas’ en sentido entrada. Para circular en sentido salida, no es necesario realizar ninguna maniobra.

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) firmó el 21 de abril el acta de inicio de las obras de rehabilitación del Teatro Cervantes de la capital segoviana, una inversión que asciende en total a casi 10 millones de euros, a los que se suman 409.537 euros de los honorarios por la actualización del proyecto de rehabilitación y los gastos por dirección de obra. Es el proyecto más importante que tiene en rehabilitación de edificios que no son de su propiedad del Mitma, y para su ejecución se ha establecido un plazo de 42 meses.