calle Agapito Marazuela
El asfalto en el último tramo de la calle Agapito Marazuela sólo cubre la parte central de la vía. / M.G

La solución técnica que la empresa adjudicataria de las obras de reurbanización y asfaltado de la calle Agapito Marazuela ha dado al último tramo de la vía –en su intersección con la avenida de la Constitución– ha dejado perplejos a los vecinos de la zona. Así, el asfaltado se ha realizado en la zona central de la calle, y ha dejado limpios los laterales en los que aparcan vehículos y las salidas de los garajes, donde queda visto el adoquinado que en el resto de la calle está cubierto por el asfalto.

La perplejidad ha llegado a oídos municipales, cuyos responsables también se han mostrado sorprendidos por una solución que no ha dejado satisfecho a nadie. El concejal de Obras Miguel Merino, explicaba ayer con un punto de ironía que “el resultado final no nos satisface, aunque hay que agradecer el guiño del arquitecto de la obra a los vecinos para combinar el adoquín como elemento distintivo con el asfalto”.

Merino señaló que el Ayuntamiento “hará todo lo posible” por resolver esta situación y buscar una solución que deje la calle “en las mejores condiciones”; que ha puesto en manos de los técnicos municipales con el objetivo de modificar el proyecto inicial.

Como se recordará, el pasado mes de mayo hubo de introducirse un modificado en el proyecto, ya que cuando la obra ya estaba avanzada, en el tramo que tenía pavimento de adoquín se advirtió que no había losa de hormigón debajo. Por ello, fue necesario, para evitar averías y problemas en el firme, diseñar y proyectar esa losa, con el correspondiente cambio de contrato con la empresa adjudicataria.

Además de este imprevisto, la presentación de alegaciones a la incorporación de remanentes al Presupuesto también contribuyó a enlentecer las obras, que fueron asumidas por la empresa Padecasa Obras y Servicios S. A. y el Ayuntamiento de Segovia ha invertido en estas obras de renovación de servicios y pavimentación 327.298,77 euros.