Residencia Asisitida Concentracion Trabajadores KAM1073
La protesta llevada a cabo ayer a las puertas de la residencia se traslada la próxima semana ante la Gerencia. / KAMARERO

Sin personal no hay calidad asistencial”.  Este es uno de los lemas ayer mostrado por los trabajadores de la Residencia Asistida que mejor refleja el motivo de la sonora y participativa protesta que llevaron a cabo a las puertas del centro de personas mayores cerca de 150 personas.

Con trompetillas, silbatos, gritos y elocuentes pancartas denunciaron “el déficit de personal que arrastra desde hace años la residencia” y quisieron evidenciar el cansancio que sufren los empleados por cubrir con su esfuerzo estas carencias, así como los constantes cambios de turno, el funcionamiento bajo mínimos y la mala organización de la actividad que recriminan.

Las numerosas pancartas que mostraron los trabajadores durante la concentración llevada a cabo entre las 11.45 y las 12.15 horas conformaban una tabla reivindicativa. “La vocación no justifica al explotación”, “Durante la pandemia ensalzados, ahora ignorados”, “Nos llaman esenciales, nos tratan como desechables”, “¿Dónde está la conciliación familiar con tanta necesidad”. Estos son algunos de los lemas coreados y leídos ayer que probablemente se repetirán en las próximas concentraciones convocadas por el comité de empresa, a instancia de los trabajadores. El día 30 de noviembre la protesta se hará ante la Gerencia de Servicios Sociales.

La petición principal de los trabajadores es que la Gerencia y la Junta de Castilla y León dote de personal a todas las plazas establecidas por la Administración para la residencia.