Equipo del nuevo servicio de brigadas forestales de la provincia. / EL ADELANTADO

La Diputación de Segovia, a través del Área de Empleo, Promoción Provincial y Sostenibilidad y la subvención concedida por la Junta de Castilla y León procedente del Fondo Extraordinario Covid-19 (COVEL), pone en marcha un nuevo servicio de brigadas forestales para la época invernal.

Tras recibir formación en las instalaciones del Vicam de la Diputación en materia de prevención de riesgos laborales, uso de maquinaria y metodología de trabajo, el equipo queda definido por un total de doce personas, contratadas por un periodo de seis meses, distribuidas en tres cuadrillas, integradas cada una por un capataz y tres peones. Cuentan con tres bases logísticas en Navafría, Otero de Herreros y Carbonero el Mayor.

Esta iniciativa surge como apoyo a la contratación temporal de personas desempleadas para la realización de obras y servicios, y la buena acogida que han tenido los trabajos forestales desarrollados en la provincia a lo largo de las campañas de verano y otoño. El objetivo es el desarrollo de labores más específicas de esta época del año: desde la recuperación de sendas históricas; la adecuación de riberas en el cauce por los tramos urbanos; la recuperación y conservación del entorno de edificios singulares de interés turístico y municipal; la extinción de incendios en el interfaz urbano-forestal; hasta la recuperación de áreas recreativas y parques municipales.

“Supone un impulso a la inserción laboral de la mujer en el medio rural”

En palabras de la diputada delegada del Área de Empleo, Promoción Provincial y Sostenibilidad, Noemí Otero, “las brigadas forestales desempeñan un papel fundamental en los municipios de la provincia y así nos lo hicieron ver los alcaldes a través de una encuesta de satisfacción. El Plan de Empleo extraordinario para este ejercicio ha permitido que hagamos realidad la idea de crear unas brigadas forestales invernales, un equipo novedoso que actuará en nuestros pueblos para preparar los espacios públicos y prevenir incidentes en la época estival. Además, supone un impulso a la inserción laboral de la mujer en el medio rural, dado que dos de los tres puestos de capataz están ocupados por mujeres”.