juegos infantiles y biosaludables la Fuentecilla
El concejal de Medio Ambiente, Ángel Galindo, visita las áreas de juego de La Fuentecilla. / EL ADELANTADO

Los trabajos de mejora en dos instalaciones de juegos biosaludables e infantiles del barrio de La Fuentecilla han finalizado, según informa la concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Segovia. Las actuaciones realizadas responden a una demanda de la asociación vecinal Santa Teresa-Puente de Hierro.

Su presidenta, Tina Giménez, ha comprobado de primera mano los resultados de los trabajos acompañada del concejal de Medio Ambiente, Ángel Galindo (a quien ha trasladado otras demandas y necesidades del barrio), y de personal técnico.

La intervención se ha desarrollado en las áreas situadas junto a las calles Malangosto y Obispo Daniel Llorente, con el objetivo de definir los usos de estas instalaciones para que la primera sea una zona infantil y la segunda un parque biosaludable para personas mayores, mejorando así las capacidades de cada una para la vocación asignada.

La concejalía ha levantado los aparatos biosaludables instalados en el área de esparcimiento y los de juego infantil ‘Julián San Isidro’ (según se nombró hace años a iniciativa de la propia asociación vecinal) y ha repuesto sus partes dañadas y oxidadas, para su posterior traslado a la plazuela junto a la calle Obispo Daniel Llorente, reubicando en esta área los de juego infantil.

La desinstalación de estos elementos se ha llevado a cabo de forma muy minuciosa a fin de dañar lo menos posible las estructuras de anclaje y portantes. Una vez reinstalado el mobiliario lúdico, se ha restaurado el suelo que los acoge a base de limpiezas y aportes de jabre compactado (en la zona biosaludable) y de arena (en el área de juego infantil). Además, en esta segunda zona se ha instalado una malla a lo largo de la valla de madera también a petición del vecindario, con el fin garantizar la seguridad de los menores que juegan cerca del terraplén y la carretera.

Con estos cambios, ahora existe una zona destinada solo al juego infantil (con más espacio para los menores) y otra dedicada a la actividad física saludable para las personas mayores. Además, de esta manera, se mejora la seguridad de los niños y niñas al evitar que puedan dañarse con la utilización inadecuada de los aparatos del parque biosaludable.