Nueva Segovia celebra su día

Los vecinos de barrio disfrutan de una jornada de hermandad con diversas actividades

Con un sol radiante y altas temperaturas amaneció el sábado en la ciudad, un tiempo estupendo para disfrutar de una jornada de hermandad con los vecinos, y eso es lo que hicieron en Nueva Segovia, donde celebraron ayer el Día del Barrio.

Las actividades, organizadas por la Asociación de Vecinos de Nueva Segovia, eran diversas, por lo que consiguieron la implicación de grandes y pequeños. La jornada empezó con un torneo de ajedrez en la plaza Espronceda, en el que participaron personas de todas las edades; tras lo cual tocó reponer fuerzas con los platos de jamón que fueron saliendo de manos de los profesionales que se presentaron al concurso de corte. Momento también elegido para rendir homenaje a uno de los vecinos del barrio, como se hace cada año. En esta ocasión, Claudio Vírseda fue el homenajeado y se mostró “muy contento”.

Vírseda se fue a vivir a Nueva Segovia en el año 1997 y dos años después entró a formar parte de la Asociación de Vecinos, “y ahí sigo”, dijo. Desde entonces, afirmó, “el barrio a cambiado como de una nuez a una naranja”, sobre todo durante los primeros años, pues “era muy sacrificado por las obras, hemos aguantado mucho y el barrio estaba muy destrozado”, reconoció, pero poco a poco y “con la lucha vecinal, que somos todos, los socios y no socios para luchar por el barrio”, Nueva Segovia se fue convirtiendo en lo que es hoy en día, una gran zona para vivir con todos los servicios.

Respecto al Día del Vecino, Vírseda afirmó haberlo disfrutado, aunque “ha hecho mucho calor

—dijo—, pero ya se sabe que esta época es la más calurosa del año”. Además, reconoció que “tenemos la suerte de tener un parque que es una maravilla, el parque del Reloj”, donde se celebró la gran paella popular en la que participaron hasta los bomberos. Música y bailes completaron el programa festivo.