56 01 web
El párroco de Nueva Segovia Angel García García-Estévez, asperja la imagen de la virgen para culminar su bendición./M.G.

Pocos momentos más emotivos hay en la vida de una cofradía que acoger la bendición de una de sus imágenes de culto, y para la de La Flagelación del Señor del barrio de Nueva Segovia, la fecha del 10 de septiembre de 2022 se grabará con letras de oro en la ya dilatada historia de esta agrupación, con tres décadas a sus espaldas.

La iglesia parroquial de La Resurrección del Señor dejó pequeño su aforo para acoger a cofrades y vecinos del barrio que asistieron a la bendición de la imagen de María Santísima de los Siete Dolores, que la cofradía venerará a partir de ayer con la carta de naturaleza de ser bendecida de forma oficial. En el acto estuvieron presentes también una amplia representación de las cofradías, hermandades y feligresías de Segovia, que quisieron acompañar a sus hermanos de Nueva Segovia en tan importante acto.

Con el hermoso manto y los adornos obsequiados por cofrades y estrenados ayer de forma oficial, la escultura creada por el imaginero gaditano afincado en Sevilla Rafael Martín Hernández lucía su esplendor, complementada con el estandarte de la virgen, confeccionado y donado por la fotógrafa segoviana Mayte París, heredera de la técnica que transforma la textura fotográfica en pictórica que realizaba su padre, el recordado Félix Paris.

Con Dolores Guijarro y Pablo Fernández-Caro como padrinos de bendición, el párroco y consiliario de la cofradía Ángel García García-Estévez bendijo la imagen tras escuchar  el testimonio del artista sevillano que la cinceló, que señaló que el trabajo realizado fue fruto de la  inspiración. “En esta ocasión, la imagen me buscó a mi, y no yo a la imagen”, aseguró el escultor, que pese a su juventud (40 años) ya tiene una gran colección de tallas religiosas diseminadas por toda España y varios países europeos.

La emoción fue el denominador común del acto, dirigido y presentado por la historiadora Mercedes Sanz de Andrés, que dio a conocer algunos detalles de la imagen en su condición de especialista en arte sacro, a la que no se sustrajeron los cofrades y vecinos del barrio, que al escuchar a la banda de cornetas y tambores titular de la cofradía interpretar las marchas al finalizar la bendición apenas pudieron reprimirla.