La partida de bolos de Abades con la que comenzó la jornada
La partida de bolos de Abades con la que comenzó la jornada

En medio de una climatología irregular, los vecinos de Nueva Segovia salieron a la calle para celebrar el Día del Barrio después de dos años sin poder festejarlo. La Asociación de Vecinos San Mateo-Nueva Segovia se encargó de preparar todas las actividades con la colaboración del Ayuntamiento, con el Parque del Reloj como escenario principal. El presidente de la organización, Francisco Fernández Caro, aseguró que, tras un período difícil, lo que más quieren los vecinos es salir y divertirse. Para él, las celebraciones de esta jornada han servido para que la gente pueda volver a encontrarse y “charlar” después de tanto tiempo sin verse.

A las 12 de la mañana, bajo un sol de justicia, comenzó la jornada. Varias jugadoras de bolos se reunieron en la parte alta del Parque del Reloj, en la zona de los Juegos Autóctonos, para batirse en un campeonato donde reinó un muy buen ambiente. Esther, vocal de la Asociación, manifestó la necesidad de una “cubierta”, a fin de que las inclemencias del tiempo no sean tan dañinas para la realización de este deporte. Según las jugadoras, esta infraestructura vendría muy bien tanto para verano como para invierno. A pesar de ello, expresaron su ilusión por poder juntarse y jugar una partida de bolos después de tanto tiempo. Su principal esperanza descansa en que las “costumbres” y las actividades comunitarias vayan recuperándose después de los meses de confinamiento. “Este barrio siempre ha tenido una gran unidad y queremos que vuelva a ser así”.

En cuanto acabaron las competiciones de bolos, una charanga, formada por tres músicos, salió del Conservatorio Profesional de Música y recorrió las calles del barrio. Parándose en algunos bares y tabernas, la agrupación hizo las delicias de pequeños y mayores, que pudieron almorzar al son de la música tradicional. Miguel, que se alternaba entre la dulzaina y el tamboril, explicó que, en los “muchos” años que llevan saliendo, se han ocupado de traer “alegría y hermanamiento” al barrio. “Somos algo así como un pegamento social”. El trío, formado además por Doroteo y Rafael, llegó en torno a las 15:00 al Parque del Reloj, donde amenizaron la comida a todos los presentes.

Y es que la gastronomía local jugó un papel muy importante en las celebraciones de Nueva Segovia. Desde las doce, una gran paella comunitaria estaba guisándose en la zona central del parque. Durante los días anteriores, se habían vendido cupones por valor de siete euros en los bares y restaurantes de los alrededores. El menú incluyó un plato de paella, con su pedazo de pan y su botella de agua, así como unas natillas con galleta y canela. A las 15:00, hora en la que comenzaba el reparto de la comida, se formó una gran cola ante la perola y los vecinos dispusieron sillas y mesas por todo el parque para disfrutar de la comida en comunidad. Entre las nueve y las diez, se celebró un concurso de corte de jamón en la Churrería Nueva Segovia y, casi de manera simultánea, el Bar Bokao y la Carnicería Roberto Herranz trajeron chorizo para la degustación con la que se cerró la jornada.

Luquero no pudo estar

Además, estaba previsto que, a las 19:30, se nombrara Vecinas de Honor del barrio a dos miembros del antiguo equipo de gobierno: Paloma Maroto, concejala en el anterior período municipal, y Clara Luquero, que hasta mayo era la alcaldesa de la ciudad. Sin embargo, en palabras de Fernández Caro, a la ex regidora le “fue imposible” acudir, por lo que habrá que esperar hasta las fiestas de San Mateo, en septiembre, para que reciba su galardón.

Por otro lado, los más pequeños del barrio pudieron disfrutar también con unos toros de agua que comenzaron a las 18:00, justo después del receso para la siesta. Además, a las 20:00, se produjo una gran actuación de ballet y otras danzas en la Plaza Espronceda. Participaron en torno a 40 alumnos del Centro de Danza de Segovia, en lo que constituía la principal novedad de esta edición y una actuación muy “bonita”, según destacó Fernández Caro. Finalmente, en la terraza del Rincón de Evelio, el mago Pablo Potter realizó un espectáculo de prestidigitación.

De esta manera, Nueva Segovia volvió a celebrar el Día del Barrio. Esther, la vocal de la asociación vecinal, se congratuló de su regreso, puesto que siempre había sido «muy importante», para los mayores de la zona. Dentro de tres meses, las peñas y demás organizaciones jóvenes se encargarán de preparar las Fiestas de San Mateo, su patrón. Hace un año, se fusionaron ambas celebraciones a causa de las restricciones de la pandemia durante los meses veraniegos.