paseillo plaza toros segovia
Paseíllo en la plaza de toros de Segovia. / KAMARERO

Tras el festejo de rejones anunciado en Cantalejo y el ciclo torista organizado por el Ayuntamiento de Cuéllar, la provincia va recogiendo nuevas citas taurinas. La empresa Grana Tauro, que encabeza el diestro y empresario Emilio de Frutos, tiene definida una novillada con picadores en la bicentenaria plaza de Segovia, que supondrá el regreso de los toros a la capital después de un 2020 en blanco como consecuencia de la pandemia generada por la Covid-19.

La fecha elegida es el sábado 5 de junio con un cartel que reúne a Tomás Rufo (Pepino, Toledo, 1999), último novillero en salir por la Puerta Grande de Las Ventas (septiembre de 2019); José Ruiz Muñoz (Puerto Real, Cádiz, 1995), sobrino nieto de Curro Romero y que se encuentra preparando la temporada en tierras segovianas; y Manolo Vázquez (Sevilla, 2000), nieto del recordado maestro del mismo nombre y sobrino del también torero Pepe Luis Vázquez.

Los novillos a lidiar son de la ganadería de El Tajo y La Reina (encaste Domecq), propiedad de José Miguel Arroyo ‘Joselito’. La empresa de De Frutos trabaja para dar la novillada con el compromiso de los protocolos y las medidas sanitarias y a la espera de ver si hay nuevos cambios que permitan un aforo mayor.

Cartel

Sábado 5 de junio: José Ruiz Muñoz, Tomás Rufo y Manolo Vázquez (El Tajo y La Reina).

Aforo al 33%

La temporada taurina en la provincia de Segovia y el resto de la Comunidad va sumando festejos, aunque el porcentaje del aforo que mantiene la Junta de Castilla y León en su guía para el nivel de alerta 4, al 33%, hace que la mayoría de los espectáculos programados hasta el momento, casi todos anunciados al 50% y con las entradas vendidas prácticamente en su totalidad, sean inviables.

El coste de los animales, la contratación de los toreros -en muchas casos figuras- y demás personal de las plazas dejarían una importante deuda para un sector que se ahoga con la limitación del aforo al 33%. Es el caso de la feria de San Pedro Regalado de Valladolid, que promueve la empresa Funtausa S.A. bajo la dirección de Antonio García Jiménez, conocido como ‘Toño Matilla’ y el gerente Jorge Manrique, organizada al 50% y que en breves colgará el ‘no hay billetes‘.

De no ampliar el porcentaje la Junta, el serial vallisoletano estaría abocado a la suspensión o al aplazamiento en una fecha que se permita más localidades después de pasar el estado de alarma, ya que la recomposición del aforo al 33% una vez vendido el 50%, siendo totalmente deficitario, generaría controversia y choques entre la afición.