Lino Sánchez, estudiante de la UVa. / El Adelantado
Publicidad

Italia, campo de pruebas y precedente de todo cuanto implica ahora el coronavirus en España, acoge numerosos estudiantes nacionales durante este curso, a través de las becas Erasmus. Uno de ellos es Lino Sánchez, segoviano y alumno de la UVa que se encuentra cursando Ingeniería Informática en Perugia, en la región italiana de Umbría.

Pese a no ser una de las zonas más afectadas del país por el Covid-19, sufre como todas el cierre de los establecimientos y la más que una recomendación de no salir de casa. “Hay mucho control. Estoy en casa todo el día y si salgo alguna vez es para comprar comida o si es necesario ir a la farmacia; es lo único que está ahora abierto. Llevo dos días sin salir y estoy que me subo por las paredes; es duro, pero hay que saber que son dos semanas y superarlo”, explica Lino.

En su piso convive con otros dos estudiantes españoles. Ninguno de ellos quiso regresar al país cuando tanto sus familias como la Universidad se lo propusieron, aunque reconoce que “no pensaba que se iba a complicar tanto todo”.

Pese al confinamiento, sigue ‘asistiendo’ a las clases a través de videollamada con el profesor y sus compañeros –entre 3 y 4 horas al día–, por lo que no teme por perder el año académico.
Respecto a la situación en España, asegura que, por lo que lee y le cuentan sus familiares, “se están cumpliendo los patrones de Italia; exactamente igual, pero una semana más tarde. Todo lo que me cuentan yo ya lo he vivido”.