Aceves confía en que el PSOE sea de nuevo la fuerza más votada en Segovia. / kamarero
Publicidad

Con las ganas intactas y la ilusión reforzada por representar de nuevo a la provincia de Segovia en el Congreso de los Diputados, el caucense José Luis Aceves, secretario provincial de los socialistas segovianos, encabeza la lista del PSOE a la Cámara Baja, con las expectativas por todo lo alto, después de que en las pasadas elecciones generales del 28 de abril, el PSOE fuera la fuerza más votada en la provincia de Segovia.

Aceves, acompañado en su candidatura por Lucía Otones y David Arévalo, confía en revalidar e incluso aumentar la confianza de los segovianos para conseguir dos escaños en el Congreso y tres en el Senado.

—¿Cómo ha sido su primera experiencia como diputado nacional, a pesar de la brevedad de la presente legislatura?

—Se puede resumir en dos términos: un inmenso honor y una gran responsabilidad. Como segoviano de nacimiento que trabaja, vive y reside en la provincia de Segovia, representar a tus paisanos en el Congreso supone realizar los esfuerzos necesarios para estar a la altura de lo que los segovianos/as se merecen. He sido concejal, diputado provincial y procurador en las Cortes de Castilla y León y siempre he mantenido el mismo compromiso con esta tierra, aunque hayan sido cuatro meses y no haya podido desarrollar los proyectos que necesita Segovia, he disfrutado de la experiencia en el Congreso.

—Han sido unos meses en los que no se ha podido formar un Gobierno estable, después de que los ciudadanos dijeran claramente en las pasadas elecciones que era necesario un acuerdo. ¿Es normal que los ciudadanos hayan perdido la confianza en los políticos, de un signo u otro?

—Los ciudadanos dijeron claramente en abril y después en mayo, también en Segovia, que otorgaban la confianza mayoritaria al PSOE y a Pedro Sánchez, pero los otros partidos políticos no lo aceptaron y bloquearon un gobierno progresista en nuestro país. Por eso ahora es necesario votar al PSOE y conseguir un gobierno fuerte y estable que desbloquee la situación. El país lo necesita.

Puedo entender las críticas de la ciudadanía, pero varias generaciones lucharon e incluso se dejaron la vida, para que ahora podamos votar en libertad. El voto es lo que iguala a la gente, y no cuesta nada ejercitarlo. Es preferible votar ahora que no después arrepentirse por las consecuencias de las nefastas políticas a las que nos abocarían las derechas y la ultraderecha en las condiciones sociales de los segovianos/as. No creo que mayoritariamente la ciudadanía haya perdido la confianza, saben que algunos no hemos dejado de recorrer la provincia y aportar ideas para las soluciones.

—¿Es España un país de mayorías absolutas? Los últimos meses han reflejado que los acuerdos políticos, por lo menos entre las fuerzas de izquierda son muy complicados, o imposibles a nivel nacional. ¿A qué conclusiones le lleva esta situación?

—La realidad es que cada vez que hay elecciones surge un nuevo partido político y se produce más fragmentación, por lo que las mayorías absolutas ahora son más difíciles, pero siempre absoluto respeto a la decisión de la ciudadanía.

Los socialistas siempre hemos demostrado que somos garantes de acuerdos y además es la esencia de la democracia. Pero lo hemos intentado y otros no lo han permitido por irresponsabilidad o por sillones. El profundo error de Pablo Iglesias Turrión y de Unidas Podemos de no aceptar un gobierno de coalición con una vicepresidencia del  Gobierno y los ministerios de Vivienda, Igualdad y Sanidad, ya forma parte de la historia política de errores mayúsculos políticos en nuestro país.

En nuestro vecino Portugal, un gobierno socialista monocolor, con apoyos parlamentarios de los partidos más a la izquierda está suponiendo años de prosperidad para los portugueses, no entiendo porqué esa fórmula aquí no es válida.

—La ilusión por ir a votar el próximo domingo se ha convertido casi en resignación. ¿Cómo animaría a los ciudadanos a que el 10 de noviembre vayan a depositar su voto y apuesten por su partido, el PSOE?

—Pues no comparto lo del término resignación, ya que ir a votar para defender pensiones dignas, sanidad sin recortes en el medio rural, seguir defendiendo la unidad de radioterapia, educación pública y de calidad, mejoras en la dependencia o los servicios sociales, defender la tarea y mejora para sus profesionales o tomar medidas para la reindustrialización, creación de empleo de calidad o planes para que nuestros jóvenes no se tengan que marchar, defender la igualdad, la justicia social, parar la lacra de la violencia de género, creo que son lo suficientemente importantes como para no dejar de votar y además hacerlo con ilusión y responsabilidad para mirar el futuro con esperanza.

—Y si los resultados, como todo apunta, son similares a los del pasado mes de abril, ¿volveremos a nuevas elecciones?

—Los resultados hasta el domingo nadie los conoce, las encuestas son respetables para conocer en ese momento la opinión de la ciudadanía, pero hasta el día de las elecciones no hay decisión definitiva.

Espero y deseo que no, desde luego el presidente en funciones ha propuesto a las otras formaciones que la lista más votada pueda formar gobierno y veo que el resto tienen poco interés. Yo creo que tenemos que cambiar la normativa para que este bloqueo no se vuelva a producir jamás.

—¿Cuáles son las expectativas del PSOE de Segovia para el próximo domingo 10 de noviembre? ¿Confían en conseguir el segundo diputado en la provincia?

—Los segovianos/as saben que no dejamos de estar permanentemente en la ciudad y provincia atendiendo las peticiones y reivindicaciones de ayuntamientos, colectivos sociales y ciudadanos en general, durante todo el año, no como otros que sólo se dejan ver en campaña y luego desaparecen. No conocen la provincia de Segovia ni tienen ganas de hacerlo, son sólo candidatos de conveniencia.

Por eso me dirijo a todos los progresistas, a la gente sensata, a quien votó a otras formaciones políticas y se sienten decepcionados, para decirles que saben que su voto puede ser útil para conseguir parar la involución que nos proponen las derechas y la ultraderecha. En Segovia si sus votos no se concentran en el PSOE, beneficiarán indirectamente al PP y les puede perjudicar en el futuro. Es un tema aritmético, y lo digo con todo el respeto, pero si concentramos ese voto en el PSOE sacaremos dos escaños al Congreso y tres al Senado, desbloquearemos la situación política y conseguiremos parar la involución social que proponen. No queda otra, es el voto útil y necesario.

—¿Mantiene la misma ilusión y ganas por ocupar un asiento en el Congresos de los Diputados y defender a Segovia?

—Claro que están intactas y reforzadas las ganas e ilusión por seguir representando a los segovianos/as en el Congreso, pero además si Lucía Otones, nuestra número dos, consigue escaño reforzaremos nuestro trabajo constante por y para nuestros convecinos. Nuestro compromiso además es no dejar de pisar territorio y escuchar a la gente, como hemos demostrado en los últimos años.

—¿Cuáles son los proyectos y necesidades de la provincia que el PSOE va a defender y plantear en el Congreso de los Diputados?

—Hemos presentado esta semana de campaña un decálogo de propuestas para los segovianos/as, como auténtico contrato de compromisos con medidas que afectan a toda la ciudadanía (reto demográfico, economía, empleo, fiscalidad, educación, sanidad, dependencia, igualdad, pensiones, jóvenes, infraestructuras, cambio climático, etc.).

El mayor problema que tenemos es el reto demográfico, los efectos de la despoblación son acusados y llevamos muchos años advirtiéndolo, y recibimos del PP insultos, menosprecios y pasotismo. Ahora parece que se empiezan a dar cuenta, como siempre tarde, pero es tan serio el problema que debemos trabajar de forma conjunta desde todas las administraciones, colectivos sociales, sindicales, empresariales y partidos políticos.

Hemos recibido con satisfacción el anuncio del presidente del Gobierno y candidato socialista a la reelección, que nuestro país contará con un ministerio para el reto demográfico, lo que añadido a la aprobación en el Consejo de Ministros del último viernes de marzo de las pautas generales para implementar medidas en este sentido, nos produce buenas sensaciones, de que la sensibilidad del presidente ante nuestras peticiones han sido tenidas en cuenta y ahora se debe trabajar de forma intensa para detener esta lacra.

Nuestra hoja de ruta está clara y seguiremos defendiéndola en el Congreso, Senado y resto de instituciones con representación.