A mil kilometros de la Navidad
A mil kilómetros de la Navidad. / NETFLIX

La gigante del streaming Netflix rodará en Segovia su primera película navideña con firma española. ‘A mil kilómetros de la Navidad‘, una comedia que se estrenará en las Navidades de 2021, ha retomado este mes de febrero el rodaje.

El pasado 22 de diciembre se empezaron a grabar las primeras escenas en Madrid, aprovechando la decoración navideña. El rodaje prosigue en una pequeña población situada en el Valle de Arán, Arties (Lleida), y se desplazará después a Benasque (Huesca), un paisaje de lo más navideño, bajo el marco de Los Pirineos. La producción pondrá rumbo, tras esto, a Guadalajara, además de la propia Segovia.

Protagoniza esta comedia Tamar Novas, al que se unen Andrea Ros, Peter Vives y Verónica Forqué, entre otros. La dirección corre a cargo de Álvaro Fernández Armero y está guionizada por Francisco Arnal y Daniel Monedero. Se trata también de la primera película navideña de la productora Nadie Es Perfecto.

Argumento

Raúl es un treintañero al que todas las desgracias de su vida le han sucedido en Navidad. Por eso, odia los villancicos, los Reyes Magos y todo lo que huela a espíritu navideño. Todos los años pasa las fiestas en alguna playa remota, pero este año su jefe tiene otros planes: tendrá que auditar una fábrica de turrones de Valverde, un pueblo que vive por y para la Navidad. Y, por si fuera poco, tendrá que compartir casa con Paula, la profesora del pueblo, que sueña con batir el récord del belén viviente más grande del mundo. ¿Podrá este Grinch madrileño sobrevivir a su peor pesadilla?

“Se trata de una comedia navideña con todos los elementos del género, empezando por la nieve y terminando por los jerseys de renos, que a su vez ironiza sobre la propia convención de la Navidad. Y lo hace desde la mirada de un personaje cáustico y descreído que destila un humor con el que me siento muy cómodo. Creo que es un guion muy sólido y divertido de Francisco Arnal y Daniel Monedero que retrata la Navidad como un personaje central, sin dejar de contar una historia de amor”, explica Fernández Armero.