Estacion Esqui Navacerrada Concentracion Apoyo KAM7110
Un momento de la lectura del manifiesto a cargo de Antonio Coppel, en el Puerto de Navacerrada. / KAMARERO

“Esto ha sido nuestra casa”. Así comenzaba Luis Fernández Ochoa, de la familia española de esquiadores que más títulos ha dado a este deporte en este país, su intervención en el emotivo homenaje que ayer se realizó a los pioneros del Puerto de Navacerrada en el monumento al montañero, después de un recorrido por las instalaciones, que quizás ya no abran más sus puertas.

Acompañado por su hermano Juan Manuel, agradecieron el recuerdo de la Federación de Deportes de Invierno de Madrid hacia sus hermanos Francisco y Blanca, grandes campeones del deporte blanco, que dieron sus primeros pasos y aprendieron en las pistas de Navacerrada. “Aquí me han tratado muy bien, y aquí hemos disfrutado mis siete hermanos de sangre y 200 o más que conocí aquí”, recordaba Luis, que, a pesar de haber trabajado después en estaciones más grandes, en el Valle de Arán, o en Europa, “siempre en el disco duro he tenido estas míticas pistas”.

Los hermanos Fernández Ochoa asistieron al encuentro celebrado ayer domingo en el puerto con el propósito de “salvar este trozo de cielo”, “una estación que ha dado tanto y a ella no le han dado nada”. Tras depositar unas flores en el monumento al montañero, pidió que “devuelvan la alegría al puerto”.

Estacion Esqui Navacerrada Concentracion Apoyo KAM7073
Luis Fernández Ochoa depositó unas flores en el monumento. / KAMARERO

Por su parte, el presidente de la Federación de Deportes de Invierno de Madrid, Antonio Coppel, fue el encargado de leer el manifiesto con el que concluyó el primer acto reivindicativo contra el cierre de las pistas de Navacerrada. “Estas pistas forman parte de nuestros sueños y vidas. Somos muchos los amigos de Navacerrada que hemos conocido aquí el esquí. La estación es mucho más que las instalaciones de esquí, ya que aquí empezó el deporte del esquí hace cien años, y cuatro décadas más tarde la estación”, expuso Coppel, que tuvo un grato recuerdo para los hermanos Blanca y Paco Fernández Ochoa.

Los defensores de Navacerrada insisten en que se trata de unas instalaciones “respetuosas con el medio ambiente, social y familiar”, “donde más de 150.000 escolares han conocido la nieve y el esquí. No puede desaparecer por una decisión caprichosa del Ministerio”. “El cambio climático es solo una excusa –continuó– o es que tienen previsto cerrar todas las estaciones de esquí. Un ecologismo de salón, esa es la verdadera razón. Vamos a dar pelea, ante una decisión que consideramos injusta, un atentado contra el esquí y el sentido común”.

El acto terminó con el despliegue de una pancarta en la que se podía leer: “Salvemos el esquí en el Puerto de Navacerrada. Por un futuro para nuestros hijos. Juntos podemos hacer grandes cosas”.