Puerto Navacerrada Estacion Esqui Apertura KAM4395

La empresa Puerto de Navacerrada sigue dispuesta a seguir trabajando este invierno y ha anunciado que abrirá en cuanto caigan las primeras nieves y sean practicables las pistas.
La falta de pronunciamiento judicial ha llevado a la empresa a poner en marcha de nuevo los preparativos para poder operar. Ha comenzado el proceso de selección de personal y también se han revisado y preparado los remontes.

“Ahora estamos en stand-by”, señalan desde la empresa para explicar que esperan que la nieve caiga, y que la justicia no ha señalado aún qué organismo es el competente a la hora de dictaminar si puede seguir la actividad o no. “Estamos como el año pasado”, añaden.
Precisamente fue la falta de pronunciamiento judicial la que también permitió abrir la pasada temporada. En este ocasión la empresa se ha enfrentado a un problema añadido: el corte del agua para los cañones de nieve artificial. En principio parecía un sabotaje pero luego se comprobó que fue decisión y actuación de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD). Y es que la Administración central está actuando de facto sin esperar las decisiones judiciales.

También la subdelegada del Gobierno en Segovia, Lirio Martín, ha declarado en un medio de comunicación que no tiene sentido abrir la estación. ”No nieva, venimos de un periodo de sequía importante y es de sentido común que se practique el esquí donde nieva, pero no en Navacerrada, y así no malgastar el agua de boca para el consumo de la población en la generación de nieve para los cañones”.

“Por responsabilidad social, debería plantearse no reabrir”, sostiene la subdelegada en Segovia, aunque matiza que mientras los tribunales no se pronuncien, no significa que reabrir sea ilegal.

ENCLAVE
La estación de esquí de Navacerrada se localiza entre las provincias de Segovia y Madrid. En la zona de Segovia (7.6 hectáreas) se encuentra el Monte Pinar de Valsaín propiedad del Organismo Autónomo Parques Nacionales (OAPN) . En Madrid (9,2 hectáreas), se encuentra el Monte Pinar Baldío propiedad de los ayuntamientos madrileños de Cercedilla y Navacerrada. Por ello, los dos ayuntamientos, Navacerrada y Cercedilla, están trabajando para sacar una nueva concesión del telesilla para la pista de Guadarramillas, con la que se accede a la Bola del Mundo. Pero desde la empresa Puerto de Navacerrada señalan que su intención es poder ejercer la actividad de esquí en la ladera segoviana.

Tanto desde la empresa Puerto de Navacerrada como desde la plataforma en defensa del mantenimiento de la estación, mantienen que la concesión del agua para abastecer a los cañones de nieve artificial se encuentra vigente hasta el año 2043 .

En lo que respecta a la zona de Segovia, donde se sitúan la mayor parte de las instalaciones para la práctica del esquí, el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, con sede de Burgos, debe dilucidar a quién corresponde la vigencia o no en base a la prórroga solicitada por la empresa al haber existido dos campañas sin actividad por culpa de la pandemia del Covid. Entonces debería pronunciarse el Ministerio de Transición Ecológica o bien la Junta de Castilla y León, cuyas posturas son opuestas. “Mientras tanto el Tribunal no se pronuncie todo está igual que antes de entrar en el litigio judicial”, señalan.

El origen del conflicto arrancó después de que en 2013 se declarara Parque Nacional a la Sierra de Guadarrama. Dentro de sus 33.960hectáreas se dejó como espacio independiente a las 7,6 hectáreas que ocupa la estación invernal.

Ese enclave, en el que se practica el esquí desde hace más de cien años, quedó al margen por considerar que estaba “fuera de la zonificación del parque” y se “determinó la compatibilidad de usos y la compatibilidad de la estación”. De hecho, a la estación se accede por las carreteras que ascienden por ambas vertientes, tanto de Madrid como de Segovia.

Los planes de ordenación de recursos naturales (PORN) de Castilla y León y el Madrid contemplaban el complejo ya existente. Dejan claro que no pueden salirse de los espacios ya acotados y contemplan la posibilidad de modernizar las instalaciones existentes o su adecuación “siempre que ello reduzca o al menos no incremente el impacto paisajístico actual”.

Sin embargo, a comienzos de marzo del año pasado, el Gobierno nacional anunció que no renovaría la concesión de las instalaciones de esquí de las pistas Escaparate, Telégrafo y El Bosque en Navacerrada, ya que esa parte del monte Pinar de Valsaín pasarían a dominio público forestal. La estación de Navacerrada revertirá al Estado y su entorno deberá ser devuelto a su estado natural, de modo que se retirarán los telesillas y el resto de elementos, anunciaron.

Se abrió así una disputa política y judicial en la que por un lado están los gobiernos de Castilla y León y de Madrid, y por otro el Gobierno central.

Las dos comunidades a las que afecta apoyan que prosiga la actividad. Incluso sus presidentes, Alfonso Fernández Mañueco e Isabel Díaz Ayuso se subieron a los 1.858 metros a los que se eleva el alto de Navacerrada para apoyar la continuidad de la estación como generadora de empleo y por su uso compatible. “La Junta de Castilla y León defiende que esa estación de esquí esté en funcionamiento”, recalca el consejero de Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, quien subraya que el complejo “da oportunidades de actividad económica y de empleo en la zona. Por tanto es importante para el medio rural y la lucha contra la despoblación”, añade Suárez-Quiñones.

La sentencia del TSJ de Madrid no afecta a la actividad en Segovia

El consejero de Medio Ambiente de Castilla y León, Juan Carlos Suárez-Quiñones, ha explicado que la sentencia del TSJ de Madrid, que anula parte de la regulación del Plan Rector del Parque Nacional de Guadarrama no afecta a la parte de Castilla y León. Además ha precisado que tiene “un alcance limitado”.

Antes de participar en un acto oficial sobre ‘economía circular’, el consejero explicó a los medios de comunicación que el Alto Tribunal madrileño estima parcialmente un recurso presentado por el grupo Ecologistas en Acción contra varios preceptos del Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) del Parque Nacional. Pero además señaló que es preciso esperar a que la sentencia sea firme porque aún hay tiempo para recurrirla. También indicó que en caso de que quedara firme, sería un sentencia “limitada” porque de más de cien tipos usos de usos públicos recogidos en el PRUG “solo afectan a unas partes de cuatro preceptos”.
En el mismo sentido se ha pronunciado José Conesa, de la estación de esquí Puerto de Navacerrada, quien señala que la sentencia “no afecta en gran medida”. “Primero, porque esos usos “no son de importancia, y apenas tienen relación con el esquí; y segundo porque la parte madrileña no es significativa pars la explotación de la estación de esquí”.

LIMITACIONES
De acuerdo con la resolución judicial de la Sección Octava de la Sala Contencioso-Administrativa del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, la sentencia de 4 de noviembre de 2022, estima parcialmente el recurso interpuesto por Ecologistas en Acción.
En concreto anula la regulación de la escalada en roca. También impide la pernocta y vivaqueo por encima de la cota de 2.000 metros, aunque la normativa anterior era más restrictiva y permitía solo a partir de los 2.100 metros. También anula la celebración de pruebas y competiciones deportivas de forma genérica. Según Ecologistas en Acción, algunas de ellas alcanzaban el millar de participantes como las que llevaba a cabo la Real Sociedad Española de Alpinismo Peñalara, atravesando las zonas más sensibles del macizo de Peñalara.

También se restringe el acceso público y tránsito en todos los caminos y senderos del Parque Nacional existentes y, no solo los autorizados, y obliga al Plan Director de la Red de Parques Nacionales a valorar la idoneidad de los caminos y si alguno de ellos debe ser renaturalizado o clausurado.

Por último impide el cambio de uso de las edificaciones existentes en el interior del Parque Nacional en las Zonas de Uso Especial (artículos 27.5 y 31.3 del PRUG). Esta es una de las cuestiones de mayor transcendencia, dado que lo que se propiciaba con la redacción anulada es permitir que edificaciones sin uso, antiguos albergues, refugios de montaña o incluso construcciones ganaderas pudieran transformase en negocios de hospedaje y hostelería con la consiguiente degradación que conlleva por la masificación, basuras, contaminación lumínica y acústica, etc.

Entre las edificaciones que se ha prohibido el cambio de uso están el refugio Coppel o Club Alpino Español, Venta Marcelino (ambas en el puerto de los Cotos), Casa puerto de La Morcuera, Casas forestales de Canto Cochino (Manzanares el Real), refugio El Pingarrón (carretera de Valdesquí) y edificaciones ligadas al uso ganadero en El Jaralón y Las Hoyuelas (Soto del Real y Manzanares El Real).