ministro-energia
El ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, atendiendo a los medios de comunicación. / NEREA LLORENTE
Publicidad

Muchas son las voces que se alzan contra el método de subastas de la energía y abogan, cada vez más, por dar un impulso a las energías renovables desde el Gobierno central. Preguntado sobre este asunto, el ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, explicó ayer que “no es un tema de cambio de actitud del Gobierno, lo que no queremos nosotros es que alguien, por el hecho de utilizar determinada tecnología, reciba una subvención del resto de los consumidores y por tanto que le salga más cara [la energía] al resto de los consumidores”.

“Pero sí es verdad —añadió— que hay un desarrollo tecnológico que permite poder consumir un tipo de energía a menos coste techo. La energía solar sin almacenamiento ya sale más barata que otras formas de energía y por eso en la última subasta hay 4.000 MW de energía solar que se van a instalar”.

Aunque, en cualquier caso, recordó el ministro que “hoy por hoy trabajar 24 horas al día, 7 días por semana, no hay energía renovable que lo pueda hacer; ni tampoco trabajar en punta, es decir, cuando hace sol o viento o lluvia tenemos una base renovable, más lo que tengamos en la base del sistema. ¿Pero y si eso no es suficiente para todo lo que estamos consumiendo, por ejemplo hoy [por ayer] que hay una ola de frío?”.

En este caso, señaló el ministro de Energía, “hay que poner térmicas, porque son las únicas centrales a las que les puedes decir con muy pocos minutos de antelación «ponte a funcionar» y además de manera voluntaria, porque los recursos renovables o los tienes o no los tienes, pero si no los tienes no te los puedes inventar”.

Por ello, insistió Nadal, “no es una cuestión de actitud o no actitud, cuando se nos reclaman determinadas actuaciones hay que entenderlo bien: lo que nos están reclamando es que, por ejemplo, se pongan placas fotovoltaicas en el techo, y que eso le cueste al resto de los consumidores una cantidad adicional que pondrían el resto de los consumidores, y eso es lo que el Gobierno nunca va a hacer. Ahora, que no cuesta un solo euros a los consumidores, pues no hay ningún inconveniente para que cualquiera ponga a precio de mercado la energía que quiera”.

Asimismo, recordó que su departamento ya ha enviado al resto de los ministerios la Proposición de Ley para regular el procedimiento de cierre de las centrales de generación eléctrica y “en cuanto el conjunto de ministerios opine, se registrará”.