Águeda y Chema, de la Banda Tierra de Segovia (BTS), ayer al mediodía en la zona de José Zorrilla. / E. A.
Publicidad

Los argentinos han hecho popular durante esta pandemia la frase “no se amontonen” para que se mantenga la distancia social, de al menos metro y medio, y evitar así contagios del coronavirus que ha causado tantas muertes y penalidades y ha cambiado los hábitos sociales como asistir a un concierto. Con el inicio del mes de julio comenzaron en Segovia los fines de semana, y también algún jueves, los de pequeño formato en barrios de la ciudad y las actuaciones en zonas comerciales. No hay programa al uso, con horarios, pero no es difícil un sábado por la tarde-noche, por ejemplo, encontrar músicas de casi todos los estilos repartidas por la ciudad. Basta con salir a la calle y agudizar al oído.

La iniciativa ‘Segovia, oasis de cultura’ está sorprendiendo a la ciudadanía doblemente, porque la música aparece sin avisar y porque, de esta manera, se evitan aglomeraciones, una especie de “efecto llamada”.

En esta propuesta de la Concejalía de Cultura participan más de 70 músicos profesionales segovianos, que a lo largo de este verano tocarán en terrazas de bares y restaurantes en todos los barrios de la ciudad. El ciclo cuenta con la participación de la Fundación Don Juan de Borbón y la colaboración de los festivales Música Diversa, Vete al Fresco y Folk Segovia,así como de la Agrupación de Industriales Hosteleros Segovianos (AIHS) y Coca-Cola.