banta-tierra-de-s
La Banda Tierra de Segovia casi cuelga el cartel de no hay billetes en el concierto de fin de año ofrecido ayer en el Conservatorio Profesional de Música de Segovia. / FOTOS: NEREA LLORENTE
Publicidad

La música no solo amansa a las fieras, también sirve para alegrar el corazón y más en días ya de por sí festivos, como la Nochevieja y el Año Nuevo, que continúan con los recitales navideños. Ayer fue el turno de la banda residente de Segovia, que con apenas un lustro de vida se ha convertido ya en parte importante de la vida musical de la ciudad. Poco faltó para que la Banda Tierra de Segovia colgara el cartel de no hay billetes en el Conservatorio Profesional de Música ayer por la tarde, donde ofreció su concierto de fin de año.

El recital comenzó con la interpretación del pasodoble ‘Carmen Trillo’, dedicado a la esposa del compositor Héctor Guerrero Navarro, “nuestro querido amigo y maestro, como un homenaje póstumo tras su reciente fallecimiento”. A continuación, la BTS interpretó el vals ‘El Murciélago’, que forma parte de la opereta cómica en tres actos compuesta por J. Strauss hijo. Estrenada en un momento en que el público vienés intentaba superar las secuelas de un crac financiero, esta obra sirvió como bálsamo para curar las heridas abiertas. Siguió con la ‘Danza Húngara No. 5’, de J. Brahms, la más conocida de las veintiuna danzas basadas en su mayoría en temas húngaros.

Compuesta por Isaac Albéniz y estrenada en Madrid en 1886, ‘Castilla’ fue la siguiente pieza; a la que siguió una obra especialmente interpretada en estas fechas, el ‘Segundo Vals de la Jazz Suite nº2’, del compositor ruso Shostakovich.

Formaron parte del programa también la obertura ‘Egmont’, compuesta por L. Van Beethoven, la primera de las nueve piezas de música incidental que describen la tragedia del mismo nombre escrita por Goethe en 1788, quien manifestó públicamente su admiración por la genialidad del compositor, al poner música al sufrimiento del pueblo de Flandes oprimido por la monarquía española; ‘Rapunzel’, de B. Appermont, basada en el cuento de los Hermanos Grimm del mismo nombre; y el famoso ‘Minueto del Septimino’, de Beethoven, compuesto originalmente para siete instrumentos.

Cerraron el programa ‘Pizzicato – polka’, compuesta por Josef Strauss en colaboración con su hermano Johann en 1869; y la ‘Danza ritual del fuego’, una de las escenas del ballet ‘El amor brujo’, de Manuel de Falla.

Casi a la misma hora, la Banda de la Unión Musical Segovia realizaba un pasacalles por el barrio de San Lorenzo —el jueves 4 de enero, de 18.30 a 20.00 horas, estará en José Zorrilla—. Asimismo, esta banda actuará con el conjunto vocal del Cuadro Lírico Julián Gayarre, el próximo 6 de enero, en el tradicional Concierto de Reyes, que este año se celebrará en la iglesia de San Frutos.