Las mujeres segovianas ataviadas con los trajes tradicionales en el interior de la catedral. / ROCÍO PARDOS
Publicidad

La devoción que sientes todos los segovianos hacia la Virgen de la Fuencisla quedó un año más de manifiesto en el tradicional novenario y posterior ofrenda de frutos de la tierra que los colectivos y asociaciones más importantes de la ciudad realizaron en el día de ayer y que irán a parar a las asociaciones que atienden a personas más desfavorecidas en la capital.

El grupo de danza de Rascafria, ‘La Trocha’, realizó un baile tradicional a las puertas de la catedral y otro en su interior, una vez que todos los asistentes estuvieron en sus sitios. Javier Bermejo, presidente de la Asociación de Camareros de Segovia y Provinvia, otorgo la medalla de oro de la asociación a Julio Borreguero, Presidente de la Real Cofradía de la Fuencisla, en representación de todos sus compañeros.

Uno de los momentos más emotivos de la tarde lo protagonizó el Coronel y Director de la Academia de Artillería, Don José María Martínez Ferrer con sus sentidas palabras. “Pido a la Virgen que Segovia sea un sitio mejor parar vivir, más humano, en el que haya más verdad y justicia y en el que quepamos todos. Que la Virgen nos guíe para que la mejor ofrenda sea nuestras vidas”. El gran ausente de los actos fue el Obispo Don César , que por prescripción medica no pudo acudir al tener que guardar reposo.