Mullor lamenta que el Reglamento de Participación se aprobara por unanimidad

El presidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos dice que desconoce el documento final y, por lo tanto, si se han tenido en cuenta aportaciones del movimiento vecinal

2

Dolido se mostraba el presidente de la Federación provincial de Asociaciones de Vecinos, Juan Bautista Mullor, por el acuerdo unánime de los cinco grupos políticos con representación en el Ayuntamiento de Segovia que ha permitido aprobar una modificación del Reglamento de Participación Ciudadana que este dirigente vecinal considera excesiva y, además, no cuenta con el visto bueno de los representantes de las asociaciones de vecinos.

“Pero ya sabemos como son los políticos”, señaló Mullor resignado e informó a El Adelantado de que la próxima semana los responsables de las dos federaciones de asociaciones de vecinos, la que preside y la de barrios incorporados, al frente de la cual se encuentra Ángel Tuñón, estudiarán el documento aprobado, pendiente en todo caso de su publicación en el boletín oficial y de un periodo de información pública en el que podrán presentarse alegaciones.

El presidente de la federación provincial comentó que, a través de la asesoría jurídica, ambas federaciones enviaron a los responsables de la Concejalía de Participación Ciudadana una serie de indicaciones al borrador del reglamento, “porque entendemos que había cuestiones en las que puede vulnerarse la Ley”.

Mullor echó mano de la Constitución, en su artículo 9.2, que señala que corresponde a los poderes públicos “facilitar la participación de todos los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social”. En este sentido, la actuación de la corporación “lejos de promover, con la Constitución en la mano, lo que hace es impedir esa participación, mantuvo.

Además, este dirigente vecinal recordó que sigue esperando una explicación convincente sobre la necesidad de introducir los cambios en el reglamento, más allá de los estrictamente necesarios para adaptarlo a la nueva realidad de la corporación tras las elecciones municipales de mayo.

Para Mullor es especialmente grave que se quiera fiscalizar a las asociaciones de vecinos exigiendo datos económicos que no tienen obligación de ofrecer, con excepción de los relativos a las subvenciones municipales.

Por otra parte, señaló que desde el equipo de Gobierno se ha pretendido dividir al movimiento vecinal, con afirmaciones que no son ciertas, según explicó, porquelas decisiones de la federación se adoptaron por mayoría muy amplia entre los representantes de las asociaciones de vecinos del municipio, mantuvo. “Por lo que yo sé solo una asociación en mi federación, y creo que otra en la de barrios incorporados, han mostrado alguna discrepancia”, según afirmó.

Estas manifestaciones contrastan con las del concejal de Participación Ciudadana, Andrés Torquemada, quien en el pleno del pasado viernes informó de que el movimiento vecinal “finalmente nos han trasladado que están contentos con el nuevo texto, aunque discrepancias siempre puede haber”.

Precisamente el equipo de Gobierno recibió en el pleno la felicitación del resto de grupos políticos por la forma en la que se ha abordado la modificación de este reglamento e incluso se ha puesto como ejemplo de la información y el consenso que debería presidir la actuación municipal.