Consuelo Madrigal.
Publicidad

A Inmaculada Romero López

Hablar, o escribir sobre mujeres, en genérico, es siempre arriesgado, aunque puede dominar lo amable por su propia comprensión, mucho mas transigente que los de sexo contrario. No tratamos ahora de enjuiciar su manera de ser, su modo de enfrentar la vida casi siempre más reposado que las posturas adoptadas por los hombres. Es mucho más humilde nuestro deseo al mover la pluma, ya que se trata de traer al lector una galería brillante de nombres de mujeres segovianas que sobresalen en la vida madrileña en estos momentos no fáciles, pero que requieren una serenidad y una formación profunda cuando el puesto alcanzado significa una responsabilidad en la élite de la actividad en la que se desarrolla el ejercicio de una profesión o la simple trayectoria personal de una existencia entregada con fervor.

He tenido la obsesión de traer a sus páginas a hombres y mujeres ‘con nombre propio’

En la mi, ya tal vez demasiada larga vida de colaborador de El Adelantado, he tenido la obsesión de traer a sus páginas a hombres y mujeres ‘con nombre propio’, como, durante largos años, he tratado de reflejar trayectorias de gentes nuestras. Hoy siento la enorme satisfacción de acercar a los lectores los nombres de las mujeres segovianas que dejan e incrementan, con su estela en Madrid, la honra a la vida de nuestra tierra… tal vez debería significar que este listado fuera encabezado con el recuerdo y la gratitud hacia tantas mujeres anónimas que, salidas de nuestros pueblos y de nuestra ciudad segoviana, son hoy las amas de casa en las que descansa la fatiga de los no pequeños esfuerzos familiares de, y en la, extendida colonia segoviana en la Comunidad de Madrid.

También es justo resaltar y recuperar del anonimato a ese puñado de mujeres ejemplares

Pero también es justo resaltar y recuperar del anonimato a ese puñado de mujeres ejemplares, lideres en sus actividades cotidianas o profesionales que no regatean esfuerzos para servir a tantas responsabilidades como han asumido. He tenido la fortuna de convivir con muchas al señuelo de un segovianismo, felizmente compartido, participando de nuestra pasión por nuestra cuna común. Lo más bonito tal vez sea, al leer sus nombres, sentir el orgullo del paisanaje con Consuelo Madrigal, que ocupó la Fiscalía General del Estado siendo la primera mujer española en llegar a tan relevante y responsable lugar en la Justicia Española. Fiscal de carrera desde hace 40 años y sobre quien se escribió: ”Discreta para un tiempo convulso”.

Dentro del mundo del Derecho sobresale también, con enorme prestigio, la magistrada de la Audiencia Nacional María Tardón Olmos, que presume y con razón de su cuna en Zarzuela del Pinar. Vocacional pura desde jovencita. En un periplo por diferentes juzgados de España, La Carolina, Mallorca, Madrid, fue la juez con competencias exclusivas en defensa de la Mujer. Concejal de la Corporación Madrileña, como ya dejamos reflejado en las páginas de El Adelantado en su momento. Desempeñó con acierto la no fácil Tenencia de Alcaldía de Movilidad, Policía Municipal Protección Civil y Atención Social. Después se reincorporó de nuevo a su brillante carrera como Juez.

En el mundo de la empresa, siendo amplio el plantel de segovianas en Madrid, hemos de citar a Pilar González de Frutos, orgullosa de su cuna de Navares de Ayuso y devota de todo lo que suena a Segovia. Pilar ocupa la responsabilidad aseguradora de España, al presidir UNESPA, patronal española de todas las compañías de seguros; es directiva de CEOE, aparte de ser miembro del Grupo Estratégico de Aseguramiento en Europa, presidenta del Consejo Social de la Universidad Complutense, además de dedicar tiempo y esfuerzo al Comité Consultivo para la Autonomía y atención a la Discapacidad, De Pilar, con una actividad de increíble intensidad, hay que destacar su afabilidad y su sencillez.

El Centro Segoviano de Madrid, al cumplir su Centenario, el pasado mes de mayo, designó como Segoviana del Año a Sara Gómez Martín, que a su simpatía personal une una vocación profesional de primera magnitud como ingeniera, e investigadora, vinculada a la Universidad Politécnica de Madrid, de la que ha sido vicerrectora. Ha alcanzado el grado de Doctora y, también, miembro de la Real Academia de Ingeniería de España. Pero su capacidad, su manera realista, práctica y con un tinte de ilusionado compromiso, ha ocupado la Dirección General responsable de las Universidades de la Comunidad de Madrid, un mundo complejo en el que ha puesto de manifiesto su carácter, Sara es una mujer que siempre comunica optimismo, que busca la perfección y es inquieta en buscar soluciones a temas de investigación, lo que también la ha proporcionado premios y distinciones: como por el mejor trabajo de investigación aplicada.

Una mujer segoviana, siempre servicial y dispuesta, culta y sensible, con todo lo que significa Segovia, es Margarita Puente. Se siente orgullosa de su verdadera profesión: la de maestra. Luego Licenciada en Pedagogía y Filosofía Pura. Lleva años dedicada a las tareas de la ‘Colonía segoviana en Madrid’ (La Segovia Ausente), al desempeñar la Secretaria General del Centro que aglutina a la numerosa colectividad al otro lado de la Sierra. Pero su verdadera relevancia como profesional de la Educación radica en una vida dedicada a gestionar el Profesorado en la Enseñanzas Medias y posteriormente ocupada como jefa de los Centros Privados y Concertados, primero en el Ministerio correspondiente y luego en la Comunidad de Madrid.

Una vida entera dedicada a la Enseñanza de nivel, preocupada por la mejor formación de la juventud y vigilando que los centros tuvieran una vida prospera para lograr una enseñanza de calidad.

De Turégano salió la doctora Mari Santos Domingo. Un ejemplo de profesional especializada en rehabilitación en el Centro de Francisco Silvela, dependiente de la Seguridad Social. Amable, profunda conocedora de los males que trataba, hoy goza de una feliz jubilación. Otras segovianas en Madrid, laboriosas, emprendedoras y colmadas en trayectorias profesionales impecables como la juez María Ángeles Velasco García, así como María Jesús Casado, al frente de los Colegios Nuestra Señora de la Vega, Aristos en Getafe, Santo Tomás, Liceo III, y la siempre dispuesta en el apoyo a los paisanos Rosalía Serrano Velasco, en el Ministerio de Fomento y antes en el de Educación… o Conchita Gil García, profesora de Microbiología en la Facultad de Farmacia.

Esta no es más que una breve referencia de las mujeres segovianas que han puesto muy alto el pabellón de Segovia en Madrid

Esta no es más que una breve referencia de las mujeres segovianas que han puesto muy alto el pabellón de Segovia en Madrid. Al menos merecen que sus nombres, como mujeres luchadoras, salten a las retinas de los lectores de El Adelantado y que ello sea motivo para sentirnos orgullosos de las segovianas que allí, o aquí, han puesto muy alto el prestigio de nuestra Tierra, capaz de dar tan sazonados frutos. Gracias, mujeres segovianas por ser dignas herederas de nuestras abuelas y por la semilla que de vuestras vidas se desprende.