Algunas de las mujeres cuyas fotografías y testimonios forman parte de la muestra que se expone hasta el día 12 de mayo en el Ágora del Campus María Zambrano. / E. A.

Con motivo de la celebración el próximo día 13 del Día Mundial del Comercio Justo, hasta el día anterior puede visitarse en el Ágora del Campus María Zambrano de la Universidad de Valladolid la exposición fotográfica ‘Empoderadas. Mujeres del Comercio Justo’.

Esta muestra incluye fotografías y testimonios de trabajadoras de cooperativas de Comercio Justo de Marruecos, Nicaragua e India para dar a conocer cómo favorecer el empleo de las mujeres y que puedan contar con ingresos dignos, estables e igualitarios, así como fomentar su participación social y consolidar su independencia económica y empoderamiento personal. Además, contribuye a romper con los roles de género y a avanzar en la necesaria igualdad.

La iniciativa ha partido de la Coordinadora de ONGD de Segovia, junto a la Coordinadora Estatal de Comercio Justo, y cuenta con financiación de la Junta y de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo.

Los promotores explican que la desigualdad que existe en el mundo debe ser denunciada y, al mismo tiempo, hay que promover acciones que favorezcan una vida digna a todas las personas, desde una paz basada en la justicia y reclamando que es imprescindible abanderar la sostenibilidad como forma de vida para preservar el futuro del planeta. El Comercio Justo es una gran alternativa en esta línea.

Las fotografías que pueden verse en la exposición son de mujeres de cooperativas de café en Nicaragua, de ropa y productos textiles en general en India y de aceite de argán en Marruecos.

Precisamente, Amina Alt, presidenta de una de las cooperativas marroquíes, explica que han conseguido “romper el mito de que una mujer por sí sola no tiene medios para salir adelante con éxito”.

La muestra sirve también para dar a conocer cinco razones para comprar Comercio Justo en tiendas locales: hay una gama muy completa (de alimentación a ropa, bisutería, juguetes…), trazabilidad del producto para conocer toda la información sobre el y quienes lo han elaborado, trato cercano y amable de personas que quieren avanzar hacia un mundo mejor, favorece el comercio de proximidad y ayuda a continuar la labor de las organizaciones de Comercio Justo.