2021 11 22 Concejal de Obras Servicios e Infraestructuras Miguel Merino
El concejal de Obras, Servicios e infraestructuras, Miguel Merino, en rueda de prensa. / EL ADELANTADO

No existen pruebas que concluyan que las obras de renovación que lleva a cabo el Ayuntamiento en la avenida de la Constitución sean la causa del accidente del pasado 5 de noviembre“. Esta es la principal conclusión que extrae el equipo de Gobierno de los informes técnicos recabados tras la muerte de un perro como consecuencia de una descarga eléctrica por una farola defectuosa. La documentación ha sido presentada este lunes en la comisión informativa de Urbanismo.

En una nota de prensa, el Ayuntamiento señala que la derivación eléctrica estuvo causada por un “fallo anómalo del diferencial“. Así se ha podido constatar tras someterlo a pruebas indirectas, lo que permitió encontrar “un funcionamiento anómalo en los niveles de sensibilidad de corriente de fuga lo que provocó que no saltaran las protecciones“. Este pudo fallar “por diferentes motivos”, dice el consistorio, “desde a obsolescencia no advertida por el fabricante, a la mera avería electrónica o las perturbaciones en la red sufridas en las semanas anteriores”, concluye.

Tal y como adelantó el concejal de Obras, Servicios e infraestructuras, Miguel Merino, pocos días después de suceso, este no guarda relación con las obras de renovación de aceras y servicios. “Los pies de las farolas nuevas colocadas en ese momento no disponían de cableado que transportara corriente eléctrica“, argumentan en la nota. Del mismo modo, las las picas de toma de tierra, en comprobaciones posteriores, presentaron “mediciones normales“.

Se pudo comprobar que la tensión que presentaba la farola del accidente se cuantificó en 50 V. A este respecto, el Consistorio explica que “el hecho de que en el momento del suceso estuviese lloviendo copiosamente y que el perro permaneciera tumbado junto a la farola habría facilitado el paso de la electricidad a través del animal“.

Teniendo en cuenta todas estas circunstancias se concluye que “es necesario continuar renovando las líneas entre los centros de mando“. Igualmente, desde el Ayuntamiento aseguran que se seguirá modernizando el sistema de alumbrado con las instalaciones de protección contra sobretensiones y estabilizadores de tensión para proteger la instalación de perturbaciones de la red de distribución, así como la instalación de un sistema de telegestión. Además, se propondrá la instalación de protecciones a los cuadros de mando que contribuyan a “una mayor protección del sistema frente a posibles fallos del diferencial principal no detectados y sobre todo para prevenir daños causados por perturbaciones eléctricas“, dice la nota.

“En los presupuestos de 2022 se dotará una partida para centralizar y actualizar toda la documentación técnica que permita un mejor y más profundo conocimiento del sistema de alumbrado de la ciudad, sometido a lo largo del tiempo a distintas fases de renovación. Esto permitirá pasar las inspecciones de todas las instalaciones pendientes por los organismos de control autorizados –OCA-, trabajo intenso que se viene realizando en estos últimos años”, concluye.