Taller Caligrafia Federico Osorio Casa Moneda KAM7779
Osorio, de pie junto a la pizarra, durante la primera sesión del taller celebrado ayer en la Casa de la Moneda. / KAMARERO

Quien más o quien menos vincula la caligrafía a aquellos cuadernillos de la Editorial Rubio en los que los profesores trataban de reconducir la incipiente escritura infantil por los cauces de la corrección gramatical y la buena letra. Pero el arte de plasmar en papel las letras y palabras con trazos bellos y armónicos va más allá de conseguir una letra legible, y así han tratado de demostrarlo a través de los siglos los escribas y calígrafos en los distintas lenguas y estilos, desde el alfabeto árabe al cirílico, pasando por las complejas escrituras asiáticas.

La caligrafía atrae cada vez más devotos y practicantes, tanto aficionados como profesionales. El maravilloso arte de la escritura, fiel y constante reflejo del pensamiento humano, ha sido siempre un auxiliar tan grande del progreso de la sociedad, que apenas si se acierta a comprender como el origen de un arte tan útil como necesario. En las culturas orientales, la caligrafía es una de las formas de arte más puras y más estimadas. Se apoya en siglos de tradición, exige una práctica larga y disciplinada, y está plenamente integrada con otras actividades artísticas y con las tradiciones filosóficas.

Para desgranar los secretos de la caligrafía, el artista Federico Osorio ofrece al público en la Casa de la Moneda dos talleres de caligrafía que tendrán como sede la Casa de la Moneda, y que durante dos horas permiten acercarse a esta disciplina de la mano de uno de los expertos más destacados en el ámbito nacional.

Osorio (1954) es graduado en Artes Plásticas y Oficios Artísticos en la especialidad Técnicas de Volumen. Amplía sus conocimientos en el Taller Municipal de Grabado Calcográfico de Valladolid y en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. Desarrolla su labor artística en Segovia en el taller que regenta (Viveka Arte). Desde sus primeras exposiciones, la experimentación desde las técnicas tradicionales juega un papel importante en su obra, alejándose de influencias y condicionantes comerciales, y concibe su creación como una actividad espiritual. Le atrae la mística en todas sus vertientes. Esta forma de abordar el arte y la vida le impulsa a decantarse por el amplio y variado intervalo que caracteriza a las tendencias abstractas.

Destaca la pluralidad de lenguajes plásticos en los que se expresa, poniendo de relieve la libertad que le proporciona el trazo, la potencialidad de la mancha, la fuerza del color y el juego de las marcadas simetrías y disimetrías de sus composiciones.  El segundo de los talleres tendrá lugar el 16 de mayo, y las inscripciones e información pueden obtenerse a través de la web y en el Centro de Recepción de Visitantes.

El taller complementa la actividad artística de Osorio en la Casa de la Moneda, donde puede verse en la Sala Fundación Juanelo Turriano su exposición ‘Corrientes’ hasta finales del presente mes de mayo.

La muestra se compone de 14 figuras abstractas de madera dura de encina, con un mismo tamaño y dimensión, a las que el artista les ha dado forma y sentido, reviviendo la naturaleza. Según las palabras de Osorio, “la escultura es darle a la materia natural, en este caso, la madera, sentido de eternidad”.