Los voluntarios de SAEMER felicitan el cumpleaños al pequeño Roberto en la puerta de su casa. / Nerea Llorente
Publicidad

Sirenas, música y un pequeño desfile de coches todoterreno dispuestos solo con un único fin: recuperar la sonrisa de un niño en estos días complicados. Objetivo sin duda cumplido este jueves por parte de los voluntarios de Protección Civil SAEMER (Segovia Asistencia, Emergencias y Rescate), que amablemente acudieron a la llamada de la madre del pequeño Roberto.

El niño celebró el pasado viernes, 27 de marzo, su decimotercer cumpleaños. Un aniversario que este año fue especialmente triste; sin fiesta, sin la compañía de amigos y familiares –más allá de la su hermano mayor y sus padres, Isabel y Daniel– y sin regalos.

Con graves problemas de audición desde hace dos años, como consecuencia de una meningitis, a Roberto le encantan los coches, las sirenas y admira a los miembros de Protección Civil. Por ello, su madre decidió esta semana preparar una sorpresa para su hijo y organizar la visita del equipo de SAEMER a su bloque de viviendas de la calle Jorge Manrique.

Exactamente a las 18.00 horas de este jueves, los tres todoterrenos de la agrupación anunciaban con las sirenas su llegada a la vía de Nueva Segovia y provocaban que un buen número de vecinos saliese a las ventanas a contemplar el espectáculo. Entre ellos, como no podía ser de otra forma, Roberto y su familia.

El pequeño, sonriente ante el ruido de las sirenas que sí llega a escuchar y agradecido también ante el ‘Cumpleaños Feliz’ que resonó a través de los altavoces de los vehículos, grabó la escena para conservar el recuerdo; del mismo modo que hicieron otros compañeros de bloque que aplaudieron desde sus ventanas la iniciativa.

Como colofón, los voluntarios regalaron al menor una acreditación de miembro de SAEMER.

“Nuestra labor es la de ayudar al ciudadano; en casos de emergencia, en catástrofes y en lo que haga falta. Y ahora una de las problemáticas que provoca el no salir de casa es el desánimo. Los niños necesitan apoyo y gestos como este, especialmente en circunstancias como las suyas, ayudan a que se sientan arropados y se animen”, explica Nacho, miembro de la agrupación.