Convento San Antonio El Real KAM0885
Las Clarisas de San Antonio el Real dejaron este histórico monasterio creado por Enrique IV en 2019. / Kamarero

“Todos somos conscientes y hemos tenido noticias en los últimos meses, sobre todo, de la marcha de varias congregaciones religiosas de conventos y monasterios como San Antonio el Real, San Vicente el Real o las Juaninas… Todos estos edificios actualmente tienen un uso para equipamiento religioso en el planeamiento urbanístico y lo que pretendemos con esta modificación es no tener que esperar a hacer una modificación expresa para cada uno de ellos sino flexibilizar el uso siempre que se garantice la conservación de los valores patrimoniales”. Así explica la concejala de Urbanismo, Clara Martín, la medida que el gobierno municipal ha introducido en un paquete de 36 modificaciones puntuales del Plan Especial de Áreas Históricas de Segovia (PEAHIS), para permitir otros usos no religiosos en conventos y monasterios de la ciudad, como el cultural/educativo, asistencial/sanitario y terciario/hotelero.

La alcaldesa, Clara Luquero, sostiene que es una modificación importante, una alternativa para cuando estos edificios religiosos se quedan vacíos, tratando de evitar su degradación si pueden tener otra serie de contenidos “que los mantengan vivos y dinámicos” en nuestras áreas históricas. Martín pone algunos ejemplos de las actividades que podrían acoger con el cambio de uso, como residencias de ancianos, centros educativos o alojamientos hoteleros.

Eso sí, cuando se trate de edificios catalogados en el PEAHIS antes del cambio de uso será necesario que la Memoria de Idoneidad Técnica (MIT) recoja que se garantizará la conservación de sus valores patrimoniales y en el caso de los bienes de interés cultural (BIC), como San Antonio el Real, San Vicente el Real o El Parral, “tendrán que pasar por una evaluación del impacto en el patrimonio cultural —un estudio de la capacidad de acogida de esos nuevos usos sobre los edificios—, así como contar con el visto bueno de la Comisión Territorial de Patrimonio Cultural de la Junta, de acuerdo con la normativa sobre patrimonio cultural.

Ascensor de San Millán

Entre las modificaciones, que fueron aprobadas ayer en la Junta de Gobierno Local, se recoge ya la anunciada para poder llevar a cabo el proyecto de mejora de la accesibilidad entre el barrio de San Millán y el recinto amurallado a través de un ascensor que comunique la calle de San Millán con el paseo del Salón a la altura de la fuente situada al final de las escaleras de mayor anchura.

Este ascensor es un proyecto surgido de los presupuestos participativos de 2019 pero el paseo del Salón forma parte del Paraje Pintoresco del Conjunto de Arbolado y Alamedas de la ciudad, declarado BIC en 1947. En 2020 el Consejo Internacional de Monumentos y Sitios ICOMOS, colaborador de Unesco, indicó la necesidad de elaborar un Estudio de Evaluación del Impacto patrimonial de esta infraestructura para garantizar la conservación de los valores universales excepcionales por los cuales fue declarada Segovia como ciudad Patrimonio de la Humanidad. Ese estudio, que fue aprobado en diciembre por la Junta de Gobierno Local, indicaba la necesidad modificar el PEAHIS, que contempla otra infraestructura, el aparcamiento soterrado de Los Tilos, pero no un ascensor urbano de estas características.

Además, se incorpora a la planimetría del plan especial el ascensor que salva el desnivel entre la calle de Gascos y Vía Roma, en el entorno del Acueducto, porque este elevador se ejecutó antes de la entrada en vigor del PEAHIS.

Paseo Salon Los Tilos KAM8392
Punto donde está proyectado el ascensor que salvará el desnivel entre San Millán y el paseo del Salón. / Kamarero

Ortiz de Paz

En el ámbito de ordenación urbanística, la edil indica que hay una veintena de modificaciones puntuales, entre ellas la recogida en el convenio aprobado definitivamente por el pleno el 25 de marzo para una manzana ubicada entre las calles de Ortiz de Paz y de La Plata, en el barrio de Santa Eulalia.

Martín recuerda la existencia de un edificio residencial sin salida a la vía pública en mitad de la manzana y, gracias al acuerdo entre la propiedad y el Ayuntamiento, la primera cede un espacio para crear un acceso desde la calle de Ortiz de Paz, de manera que pueda ser usado por vehículos de emergencia. Es una mejora de la seguridad para las edificaciones del entorno, ya que en la actualidad un camión de bomberos no podría acceder hasta ese punto.

Villa Estrella

Otra ordenación detallada del PEAHIS es modificada para crear una vía pública en la parcela de la finca conocida como Villa Estrella. En este caso será un acceso transversal entre el paseo de Ezequiel González y la calle de Santo Tomás, en principio también para su uso por vehículos de emergencias y teniendo en cuenta que el plan especial prevé la construcción en este espacio de un edificio residencial.

Normativa

Otras modificaciones se aplican en la normativa que recoge el plan especial debido, según la concejala de Urbanismo, a que “con el rodaje de estos dos años desde su entrada en vigor se ha ido viendo la necesidad sobre todo de interpretación de criterios”. En este sentido, destaca sobre todo que se permite la instalación de placas fotovoltaicas en las cubiertas de edificios de las áreas históricas de la ciudad pero en entornos ajenos a BIC, tanto monumentos como conjuntos históricos.

La medida beneficiará sobre todo a comunidades de propietarios de edificios de calles como la de José Zorrilla o en ciertas zonas del barrio de San Lorenzo, aunque la colocación de los paneles solares solo será permitida cuando no sean visibles desde la vía pública.

Por sentencias judiciales

Además de las 36 modificaciones puntuales, se han aprobado otras dos derivadas de sentencias judiciales. Una de ellas implica reflejar en el PEAHIS la existencia de una edificación del número 2 de la plaza de Cirilo Rodríguez, un garaje que no figuraba en el Catastro y por eso no se recogió en el documento urbanístico. Otra sentencia da la razón a los propietarios del solar del número 7 de la calle de San Antón, de manera que el fondo previsto máximo de edificabilidad pasa de 18 metros a 20 metros.

En resumen, Martín comenta que muchas de las modificaciones aprobadas ayer “son correcciones de errores o mejoras de interpretación de normativa urbanística”.

Pendiente ha quedado otra relacionada con el fondo de saco de la calle de Gascos, para dotar de uso bajo rasante a las dos plazas de espacio público, porque la tramitación va a la par de la del Plan General de Ordenación Urbana.

Resumen

De las 36 modificaciones puntuales aprobadas ayer en la Junta de Gobierno Local, 11 son de ordenación detallada en áreas de ordenación específica, actuaciones aisladas o unidades de actuación; 9 son de ordenación detallada fuera de estos ámbitos; una modificación afecta al Catálogo Arquitectónico, otra al Catálogo de Fachadas Protegidas y 13 a aspectos de la normativa. Una más se ha producido en el Anexo 2 de la Memoria Vinculante ‘Incrementos de Edificabilidad y del número de viviendas’.