1ebe89680b3a5485b764c33bef700063037fe66ew
Tres personas pasean por la pista de la vertiente segoviana "El Bosque" en el Puerto de Navacerrada, una imagen de archivo. EFE/ Mariscal

Los aficionados a la práctica del esquí continúan pendientes de la resolución judicial que determine si este año podrán esquiar en las pistas de Navacerrada o no. A pocas semanas de que pueda empezar la temporada con la caída de las primeras nieves, la que ha sido una de las estaciones más próximas para calzarse los esquís y lanzarse por sus pendientes, sigue a la espera de una autorización oficial.

Además de los miles de esquiadores que llegaban cada invierno para bajar por las laderas, también se encuentran expectantes los más de 30 trabajadores de la empresa, y los cerca de 200 empleos indirectos que se generan alrededor de la empresa principal para atender otros servicios.

Por lo pronto, la empresa que ha venido gestionando la estación, Puerto de Navacerrada, parece dispuesta a seguir trabajando el próximo invierno. De momento ha lanzado una oferta laboral a través de su página web. “Desde la Estación de Esquí del Puerto de Navacerrada estamos buscando personal para cubrir diferentes puestos de trabajo para la próxima temporada de nieve. Hemos abierto una bolsa de empleo para la selección de los candidatos”, anuncia. Esta oferta se amplía a personal de remontes, para el servicio de pistas, y para atender las taquillas. A los interesados se les pide que envíen su ‘curriculum vitae a la dirección de la empresa: info@puertonavacerrada.com.

Se mantiene abierta la expectación, pero también el pulso jurídico y político, pues desde el Ministerio de Transición Ecológica se anunciaba hace unos días el desmantelamiento de parte de algunos remontes del puerto que se encontraban abandonados. Las instalaciones retiradas pertenecían al telesquí Arroyo Seco, instalado en 1972. El Organismo Autónomo Parques Nacionales (OAPN), perteneciente al Ministerio, anunciaba así que prosigue su intención de restaurar la zona.

El telesquí Arroyo Seco es el primero que se ha desmontado completamente. Está situado en la parte segoviana de la estación. Nunca pudo ser recuperado por los actuales gestores de Puerto de Navacerrada al no llegar a tener la concesión de ese telesquí. El telesquí Arroyo Seco daba acceso a una zona para expertos, de fuerte pendiente, entre las que se encuentra el llamado ‘Tubo de Arroyo Seco’ que bajaba hasta la carretera a Cotos. Este tubo fue el escenario de algunas competiciones de slalom marcado durante los años 70 y 80.

No es la única acción de desmontaje que se ha hecho. Previamente ya se comenzó a derribar un albergue que quedó abandonado en las proximidades de la estación de esquí. Pero también entonces se atascó el proceso.

Este edificio, que está en el término municipal de Cercedilla, iba a ser demolido, pero una decisión de Esperanza Aguirre, en 2010, siendo presidenta de la Comunidad de Madrid, impidió el avance de la piqueta. Este antiguo albergue del desaparecido Club Alpino Guadarrama está abandonado desde el año 2002, y en estado ruinoso. El singular edificio se construyó el año 1966, bajo el impulso de Luis de Blas Bernardo (1921-2005), presidente de la entidad madrileña durante 29 años (1956-1985) y de su tesorero Constantino Diez Menéndez. La sociedad en aquellos años era muy activa en la práctica del esquí alpino y de fondo. Tenía 38 habitaciones de 2, 3 y 4 plazas, además de todos los servicios vinculados a la hostelería y a la práctica deportiva de los deportes de nieve.

INCERTIDUMBRE
Ahora, el futuro de toda la estación sigue en el aire. La empresa que gestiona las instalaciones de Navacerrada tiene una concesión de 25 años. Ese plazo habría terminado en 2021. Pero la pandemia de la Covid supuso una paralización o aplazamiento de los plazos administrativos, por causa de fuerza mayor. Así lo entendió la empresa Puerto de Navacerrada, que solicitó la correspondiente prórroga.

Sin embargo, el Ministerio de Transición Ecológica, al que pertenece el organismo Parques Nacionales, se lo denegó.

Su intención sigue siendo desmantelar la estación por considerar que no tiene sentido una instalación de este tipo en un espacio natural como es la Sierra de Guadarrama.
Comenzaba entonces un periplo judicial que aún no ha terminado. El año pasado, en pleno litigio, sin resoluciones claras como en el momento actual, la empresa abrió tres de sus pistas: El Bosque, El Escaparate y Telégrafo, las tres en la vertiente segoviana. Mientras avanzaba la temporada, la sociedad Puerto de Navacerrada acudió al Tribunal Constitucional para que dirimiera el conflicto que había surgido antes: si la competencia en resolver este entuerto era de la Junta de Castilla y León, o bien del Estado Central.

En marzo de este año, el Tribunal Constitucional dictaminó, pero no aclaró. Delegó en la justicia ordinaria la resolución de estos dos años de concesión de las pistas.

La resolución la publicó el Boletín Oficial del Estado (BOE) del 10 de marzo. En el auto establece que “la disyuntiva pertenece al ámbito de la legalidad ordinaria, ajeno a la interpretación de las normas del bloque de la constitucionalidad atributivas de competencias”. “Tan es así –continúa– que tanto el demandante como el Estado, han decidido solventar sus desavenencias acerca de a quien le corresponde la decisión sobre la suspensión o interrupción del plazo de duración de la concesión mediante la interposición de sendos recursos contencioso-administrativos ante la jurisdicción ordinaria, que se encuentran pendientes de resolver”. El Tribunal Constitucional determina que no se han cumplido los requisitos de procedibilidad exigidos, “el conflicto planteado carece de la dimensión constitucional exigida”, por lo que se inadmite.

Por si fuera poco el embrollo judicial, existe un enfrentamiento político. Desde los gobiernos de Castilla y León y de Madrid se mantiene la intención de seguir con la actividad invernal en esta estación. Tan en serio se lo tomaron que tanto el presidente Fernández Mañueco como su homóloga madrileña, Isabel Díaz Ayuso subieron a Navacerrada en abril del año pasado como señal inequívoco de respaldo a la actividad alpinista.

Navacerrada Parking Turistas KAM9928

Con más vistas al pueblo que al puerto: El Real Sitio contará con nuevos aparcamientos disuasorios y más zonas verdes como compensación por la pérdida de actividad en el puerto

Atrás quedan ya los años en que el Consistorio granjeño pretendía la mejora de los aparcamientos del puerto de Navacerrada. Ahora se mira a las compensaciones que pueden llegar por la supresión de la actividad invernal en el alto.

En marzo del año pasado, la ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, transmitió al actual alcalde de San Ildefonso, Samuel Alonso, un mensaje “de tranquilidad y serenidad”. La ministra había citado en Madrid, a los regidores de los municipios de San Ildefonso, Cerdedilla y Navacerrada. Se había generado mucha inquietud en los tres municipios ante la decisión de Parques Nacionales de no renovar la concesión a tres pistas de esquí alpino de la estación de Navacerrada. Por eso, la ministra llamó a la templanza y dejó entrever algunas medidas compensatorias.

Dichas medidas se han anunciado hace unos días a la vez que se presentaba la retirada de algunos remontes abandonados.

En un comunicado oficial, el Ministerio para la Transición Ecológica explicó que esa intervención se enmarca en el programa piloto para la activación económica sostenible de los municipios del entorno del puerto de Navacerrada, promovido por Parques Nacionales “una vez que ha cesado la actividad turística de la zona”.

Los principales municipios beneficiarios de este programa, según el Ministerio, serán Navacerrada y Cercedilla (Comunidad de Madrid) y el Real Sitio de San Ildefonso (Segovia).
“El programa recoge diversas actuaciones distribuidas en cuatro ejes que persiguen promover la economía local, la movilidad sostenible, un turismo histórico, de naturaleza y de deporte, así como la rehabilitación del puerto y su entorno”, informa el Ministerio, que añade que las actuaciones serán financiadas con cargo a los fondos Next Generation de la Unión Europea.

Así se programa la construcción de aparcamientos disuasorios en los municipios próximos, la creación de centros de interpretación del parque nacional, el acondicionamiento de sendas y rutas interpretativas, el soterramiento de la línea eléctrica de alta tensión que atraviesa el parque nacional o la demolición de antiguas edificaciones abandonadas en el puerto de Navacerrada. Buena parte de estas actuaciones cuenta ya con los respectivos proyectos en distintas fases de tramitación y calendario de ejecución establecido entre este último trimestre de 2022 y 2024.

Las demoliciones acometidas en el puerto sintonizan, afirma el Ministerio, con el Plan de Sostenibilidad Turística en el Puerto de Navacerrada-Cercedilla derivado del convenio firmado en 2021 entre la Secretaría de Estado de Turismo, la Consejería de Cultura, Turismo y Deporte de la Comunidad Autónoma de Madrid y el Ayuntamiento de Cercedilla, que persigue convertir este entorno en un destino sostenible, contribuyendo a la mitigación del cambio climático.

En el caso del Real Sitio de San Ildefonso el plan de reactivación económica conllevará tres aparcamientos disuasorios: uno detrás del Centro Nacional del Vidrio, con un centenar de plazas; otro cerca del campo de fútbol, de unas 50; y un tercero en la Pradera de Navalhorno, con otra cantidad similar.

Además se pretende recuperar la zona de la Puerta del Campo, situada cerca de la plaza de toros, y que se vio afectada por el incendio de agosto del año 2019.

Se da carpetazo así a proyectos que impulsó el Ayuntamiento granjeño de cobrar por aparcar en Navacerrada, que se quiso implantar en 2009, y también en 2011. Pero se encontró con la oposición del Ejecutivo madrileño, que le obligó a paralizar las obras de cerramiento del recinto.