Miguel Ángel de Vicente posa en la Diputación de Segovia. / KAMARERO
Publicidad

Miguel Ángel de Vicente, finaliza su primer año de legislatura. Tras varios años siendo vicepresidente, el pasado 22 de julio de 2019, de Vicente tomó posesión como presidente de la Diputación de Segovia en un salón de plenos lleno.

Un escenario muy distinto al que se presenta un año después, marcado por las mamparas de separación entre los escaños, los geles hidroalcohólicos y la distancia de seguridad. Medidas provocadas por la pandemia mundial del coronavirus.

En este momento de su primer balance, el presidente de la institución provincial ha querido alabar el trabajo del equipo de Gobierno: “han sabido ser solidarios en todo momento para poner el presupuesto de sus áreas al servicio de las necesidades más inmediatas y poner en marcha un plan de recuperación socioeconómica, ‘Segovia, provincia Reactiva’, en el que hemos puesto sobre la mesa más de ocho millones de euros en inversiones reales, y todo ello sin descuidar ninguna de las actuaciones en los pueblos ni servicios a las personas”.

Además, se ha creado el Plan de Empleo ‘REImpulsa’ generando más de 350 puestos de trabajo con una dotación de 1,6 millones de euros. En el mes de diciembre, el pleno de la corporación aprobaba un presupuesto cercano a los setenta millones de euros, en el que tenía protagonismo el Área de Asuntos Sociales, “porque supone una apuesta clara por garantizar el bienestar de las personas”.

Antes de la crisis sanitaria, el papel del Consejo Provincial de Igualdad se potenció con un acto central en el Teatro Juan Bravo en el que, bajo el lema, ‘No seas espectador, actúa’, se invitaba a toda la sociedad a ponerse en marcha contra esta lacra social.

Asimismo, se ha reorientado la programación, poniendo en marcha iniciativas a través de redes sociales como ‘El bibliobús se queda en casa’ o ‘Confiactuamos’, en los que participaron autores locales de cuentos infantiles, libreros y artistas segovianos.

Otra cuestión importante es que, según De Vicente, se ha decidido prestar servicios al talento local gracias al proyecto ‘Semillero de Arte’, pero la pandemia golpeó fuerte a este sector y se pusieron en marcha tres líneas de ayuda por valor de 75.000 euros para paliar los efectos en creadores, productores, asociaciones y ayuntamientos.

Por otro lado, en palabras de la institución se han concedido más de 12 millones de inversiones directas a los pueblos de la provincia, incrementándose un 30% respecto al año pasado, además de impulsar la extensión de fibra óptica y una solución para los municipios de 500 habitantes para la mejora del agua y la depuración de sus aguas residuales.

En otro orden de cosas, “la Diputación anticipó los tributos por un valor cercano a los 20 millones de euros sin haber cobrado impuestos, ya que el cobro se retrasó hasta el 1 de julio”.

El comercio de proximidad, el impulso a la marca de garantía Alimentos de Segovia o la reivindicación del turismo han sido otras de las grandes apuestas de Vicente durante este año.

En cuestión deportiva, según el presidente, se han incrementado las ayudas para deportistas individuales y para los clubes, destacando un convenio histórico de 60.000 euros con el Balonmano Nava tras su ascenso a la Liga Asobal. También ha proporcionado ayudas para que los ayuntamientos mejoren y adapten las instalaciones deportivas.

“El balance del año ha sido positivo a pesar de las circunstancias, y eso es gracias al compromiso y fortaleza de los empleados públicos y de nuestras gentes, que han dando una lección de solidaridad y cooperación”, concluye el presidente de la Diputación.