Miguel Ángel Antona (izquierda) junto a Andrés Ortega. / nerea llorente
Miguel Ángel Antona (izquierda) junto a Andrés Ortega. / nerea llorente
Publicidad

La Federación Empresarial Segoviana (FES) ha decidido conceder el Premio Empresario Segoviano del Año a Miguel Ángel Antona, industrial segoviano dedicado a la producción de carne de porcino, con el centro neurálgico de sus empresas en la localidad de Nieva. Hoy por la mañana comparecía en rueda de prensa el presidente de la FES, Andrés Ortega, quien anunciaba la designación de Miguel Ángel Antona como firme merecedor del galardón que lleva el nombre de José María Antona, acompañado en la sede de la patronal segoviana por el galardonado.

Ortega reconocía en su intervención el “afecto y cariño especiales” que este año sentía al anunciar el nombre del premiado, recordando que Miguel Ángel Antona fue presidente de la FES entre los años 1990 y 1993, “por lo que quiero destacar, además de su trayectoria profesional, su trabajo por el asociacionismo”. El presidente habló del carácter familiar de la empresa que este año se distingue, varias explotaciones de producción de carne de porcino, asentadas en el medio rural, en el que ha generado y lo sigue haciendo, “actividad, empleo y riqueza”. “Este caso nos enseña que en el medio rural existe talento, pero faltan medios. Y este año nos hemos fijado en el sector primario, en el que también hay emprendedores, como Miguel Ángel Antona”, apuntó.

Por su parte, Antona Herranz mostró su agradecimiento a los empresarios segovianos y subrayó su vinculación con la FES. “Siempre he sido empresario, con vocación”, afirmó el galardonado, quien explicó el tipo de actividad a la que se dedica, dentro del sector porcino, “a medio camino entre el sector primario y la industria”. En la actualidad tiene una plantilla de 70 trabajadores fijos, y una facturación anual entre 30 y 35 millones de euros. A este respecto, Antona dejó muy clara su apuesta por el empleo fijo, “ya que necesitamos trabajadores que se mantengan de forma permanente; necesitamos estabilidad en el empleo”.

Su empresa está inmersa ahora en un proceso de cambio generacional, así como de innovación y revolución tecnológica. “Siempre hemos apostado por la formación de nuestros trabajadores, y por cuestiones tan importantes como la conciliación familiar, con una jornada contínua desde hace tiempo. Ahora también estamos en proceso de crecimiento, con nuevos impulsos y dimensiones que queremos dar a nuestra empresa”, señaló Antona.

La entrega del Premio Empresario Segoviano del Año de la FES tendrá lugar el próximo 7 de junio en un acto en el Parador de La Granja.

La trayectoria profesional de Miguel Ángel Antona comenzó a los 20 años, cuando empezó a trabajar en el negocio familiar dedicado al sector porcino. En la actualidad, sus empresas gestionan un total de 14 centros de producción de carne de porcino distribuidos por toda la provincia de Segovia que, junto a la fábrica de piensos Nutriganse, dan empleo directo a cerca de 70 personas y otras decenas de empleos indirectos alcanzando una cifra de negocio cercana a los 35 millones de euros anuales. La marca comercial de la empresa es Innoporc, y en estos momentos la empresa se encuentra en un nuevo punto de inflexión, con una apuesta firme y decidida por la innovación, la sostenibilidad y la mejora continua en un sector que, sin duda, es especialmente tradicional.

Desde hace unos años, a su equipo, se han unido sus hijos, como relevo empresarial, con un firme compromiso, y protagonistas de una revolución tecnológica. En la actualidad, entre sus clientes más destacados, se encuentra Incarlopsa (interproveedor de Mercadona), Copeses y, entre otros, Hermanos de Pablos, siendo consumidos sus productos en varios países.