Teresa Olombrada estudia Derecho y Relaciones Internacionales en IE University. / Roberto Arribas
Publicidad

Valentín Olombrada siempre estaba pendiente del teléfono cuando su nieta jugaba al fútbol. Cuando el árbitro pitaba el final del partido, la pequeña Teresa buscaba el móvil para llamar a su abuelo. Aquella comunicación era un ritual absolutamente necesario para ambos. Y es que para esta niña resultaba tremendamente emocionante relatar a su abuelo Valentín cómo había sido ese día de partido, si habían ganado o perdido, si ella había marcado algún gol… Aquellas llamadas telefónicas estrecharon aún más el poderosísimo vínculo que les unía.

Ahora Teresa ya no tiene prisa cuando su partido acaba. Su abuelo falleció hace unos años, pero su recuerdo permanece vivamente en su corazón. Habla de él con un cariño tremendo. Ante su ausencia, esta joven segoviana de 18 años se prometió a sí misma no olvidarle nunca y, por esta razón, lleva impreso en su camiseta de fútbol el número 16, “porque mi abuelo Valentín nació un dieciséis; así siempre estará conmigo”.

Teresa Olombrada Rodríguez juega actualmente en el IE University Athletics, el equipo femenino de la universidad en la que estudia un doble grado en Derecho y Relaciones Internacionales. “El fútbol es divertidísimo”, reconoce mientras se iluminan los ojos. Actualmente es una de las delanteras del equipo que lidera la liga provincial recién creada en Segovia ¿Cuántos goles llevas?, pregunto. Descubro que Teresa es humilde y no quiere decírmelo. Ante mi insistencia, me lo cuenta como si fuera un gran secreto. “¿Tres goles en tres partidos? Eso es fabuloso”, le digo con sorpresa. Y añado: “ya le gustaría firmar esos números a cualquier delantero de relumbrón”.

El comienzo en la liga local no ha podido ser mejor. El equipo de IE University, que entrena Juanjo Velasco, ha ganado los tres partidos que se han disputado y se mantiene en primera posición en una liga de cinco equipos, que es la primera competición de estas características en una provincia de Castilla y León. Actualmente, unas veintidós chicas integran el equipo de IE University y, como no podía ser de otra manera, son de nacionalidades muy diversas, de tantos países diferentes que Teresa no puede precisarme con exactitud. Lo que es seguro es que estamos ante uno de los equipos femeninos de fútbol con más diversidad del panorama nacional. “Hay mucho nivel”, reconoce Teresa, que subraya que muchas de sus compañeras proceden de Latinoamérica, región del mundo con una contrastada tradición futbolística. “Hay jugadoras que destacan mucho porque antes de venir a Segovia ya militaban en equipos femeninos en sus países de origen”. Competir en una liga es un gran aliciente para estas universitarias, que tienen que compaginar su tiempo de estudio con el entrenamiento y la disputa de los partidos. Teresa afirma que “somos conscientes de que estamos plantando la semilla del fútbol femenino en Segovia”.

A primera vista, tiene hechuras de gran delantera, aunque me confiesa que empezó con once años en la línea defensiva, en el Santa Teresa Club Deportivo de Badajoz. Su entrenador de entonces le convenció de que, como era una de las más altas, su posición natural era la de central. Acabó tirando las faltas y terminó como pichichi del equipo. ¿Y cuál es tu gran sueño en el fútbol” Al escuchar mi pregunta, Teresa suelta una carcajada; y me responde con rotundidad? “¡Mi sueño es meter un gol de chilena ¡”, explica sin que se borre su sonrisa, y puntualiza: “¡si hasta mis compañeras me intentan poner el balón para ver si de una vez por todas consigo una chilena ¡”. ¿Y algún ídolo? La delantera de IE University Athletics no duda: Andrés Iniesta, que marcó el gol que dio el primer mundial a España. “Soy muy fan de Iniesta, no solo como futbolista, también admiro su forma de ser en la vida”. Como segoviana de pro, ella tiene un equipo al que seguir: La Segoviana, el equipo de la ciudad que milita en Tercera División. “No soy de ningún equipo”, insiste, pero “la Sego está en mi corazón”.

ESTUDIOS

No todo en la vida de Teresa gira en torno al fútbol. Sus estudios universitarios son una absoluta prioridad. Actualmente cursa segundo año de Derecho y Relaciones Internacionales en el campus de Segovia y lo hace gracias a una de las becas que concede la Diputación Provincial. Gracias a un convenio con esta institución, que cedió el antiguo Convento de Santa Cruz para uso universitario, IE financia becas para que estudiantes segovianos puedan cursar estudios superiores en su campus de Segovia.

Teresa es una alumna académicamente brillante que está aprovechando al máximo la posibilidad que le han dado sus padres de estudiar en IE University. “Desde pequeña me gustó mucho la diplomacia y, en especial, todo lo que tiene que ver con la Unión Europea”, reconoce. Por cuestiones familiares, Teresa vivió en Estrasburgo y cumplió el bachillerato en Bruselas. Esa experiencia le sirvió para estar muy cerca de los grandes centros de decisión europeos, adquirir una visión global del mundo y formarse, entre otras disciplinas, en varios idiomas. Así, esta joven segoviana domina el francés y el inglés, habla portugués y estudia alemán. “El doble grado que estudio en IE es perfecto para mis intereses, ya que estamos viendo todo lo que se necesita para emprender la carrera diplomática”.

“El ambiente en la universidad es perfecto. Segovia es mi hogar, es una ciudad tranquila y, a la vez, vivo en un entorno internacional con estudiantes de muchos países”, explica.

Este pasado trimestre, Teresa se embarcó junto a varios compañeros en un proyecto que tenía que ver mucho con Segovia ya que colaboraron con la asociación Paladio Arte. Los estudiantes de IE University realizaron una serie de trabajos de consultoría para esta asociación de discapacitados en la búsqueda de nuevas fuentes de financiación. Además, les ayudaron a difundir su trabajo como Centro Especial de Empleo y compañía de teatro por la integración social y laboral de personas en riesgo de exclusión social, especialmente aquellas con discapacidad física, psíquica o sensorial. “Me consta que muchos estudiantes de IE University estarían encantados de colaborar con asociaciones como Paladio Arte; al fin y al cabo, Segovia es la ciudad que les está acogiendo, y muchos sienten la necesidad de agradecer a los segovianos su hospitalidad”, concluye.