Masones no, gracias

El Centro de Espiritualidad “San Juan de la Cruz” de los Carmelitas suspende una convivencia prevista por una organización masónica a finales de junio.

El centro de espiritualidad “San Juan de la Cruz” de los Carmelitas Descalzos en Segovia ha decidido anular la convivencia organizada por el Gran Priorato Rectificado de Hispania para los días 24 a 26 de junio, en los que esta orden masónica de obediencia cristiana tenía previsto llevar a cabo un seminario de formación sobre aspectos relacionados con esta institución de carácter filosófico.

La polémica reunión ha saltado a la actualidad a través de blogs y portales web católicos que se han hecho eco en las últimas semanas de esta noticia, realizando duras críticas tanto a la comunidad de religiosos que iba a albergar el encuetro como a la diócesis de Segovia, a cuyo máximo responsable, el obispo Ángel Rubio pedían que adoptara acciones que evitaran la presencia de masones en un convento cristiano.

La “bola de nieve” fue creciendo y la noticia saltó de los foros católicos de Internet a otros medios de comunicación de carácter nacional, lo que motivó que el Vicario General de la Orden emitiera un comunicado en el que aseguraba de forma tajante que “ni la Orden, ni la Provincia de Castilla de Carmelitas Descalzos, a la que pertenece el convento de San Juan de la Cruz, ni la comunidad que custodia dicho convento alojarían un encuentro de asociaciones contrarias a la Iglesia Católica”, y expresaba su voluntad de recabar información sobre este asunto. Las conversaciones derivaron en la decisión adoptada el pasado viernes de desautorizar la convivencia de esta organización “por la paz y el prestigio de nuestra casa”, según explicó a esta redacción un responsable de la comunidad de Carmelitas Descalzos en Segovia.

Este portavoz explicó que el Centro de Espiritualidad autorizó inicialmente esta reunión “sin saber que se trataba de esto -en referencia al carácter masónico del Gran Priorato Rectificado de Hispania- al igual que autorizamos otros encuentros de espiritualidad siempre y cuando sus postulados no vayan en contra de la doctrina de la Iglesia”.

“Después de todo el revuelo que se ha armado, decidimos ponernos en contacto con los responsables de este grupo para comunicarles la decisión de suspender el encuentro, que también fue transmitida al obispo de Segovia, que en todo momento ha estado informado sobre este asunto”, aseguró el portavoz.

Por otra parte, reconoció que el centro de Espiritualidad “San Juan de la Cruz” ha acogido encuentros de carácter espiritual alejados inicialmente de la confesión cristiana y relacionados “con el ejercicio físico como el yoga o el Zen, pero siempre han sido respetuosos con nuestras normas e incluso en ocasiones acompañados en sus convivencias por sacerdotes católicos.

Por su parte, el Gran Priorato Rectificado de Hispania ha acogido con “decepción” la decisión de los carmelitas de no autorizar este encuentro en su convento, según manifestó ayer el Gran Orador de esta institución, Diego Cerrato, que lamentó “la incomodidad a la que se han visto sometida la orden carmelitana por este asunto, y que no era nuestra intención provocar.

Cerrato aseguró que la orden masónica cristiana había utilizado el centro de espiritualidad “en dos o tres ocasiones antes, sin que se produjera ningún problema”, y señaló que en el centro de esta polémica se sitúan “algunos sectores ultracatólicos que han emprendido una campaña feroz contra esta orden”.

Asimismo, señaló que la masonería “de obediencia cristiana” se sitúa “en tierra de nadie, porque para los masones ortodoxos somos cristianos y para la Iglesia somos masones, cuando entendemos que masonería y cristianismo pueden convivir armónicamente.