El incendio registrado el año pasado en plena Sierra del Guadarrama fue el más grave del verano. /E.A.
Publicidad

Más de 300 personas conforman el dispositivo contra incendios del Estado en la provincia para la presente campaña, que comenzó el pasado 15 de junio y termina el 31 de octubre. La Subdelegación del Gobierno acogió ayer el encuentro para ultimar el equipo de lucha contra incendios, presidido por la subdelegada Lirio Martín, que estuvo acompañada por el teniente coronel de la Guardia Civil, José Luis Ramírez; el comisario de la Policía Nacional, Miguel Ángel Martínez; el delegado de Patrimonio Nacional, Nilo Fernández; el director del Centro Montes de Valsaín, Javier Donés; el responsable de la Unidad de Protección Civil de la Subdelegación, Mariano Otero; el secretario general de la Subdelegación, Francisco Javier de Santos; además del comandante de la Guardia Civil, Jesús García Aller, y responsables de Tráfico y Seprona de este cuerpo de seguridad.

Como parte del dispositivo, la Guardia Civil patrulla diariamente por las zonas para prevenir y evitar percances, y actuar en caso de necesidad, e investiga los incendios forestales que se producen. El Servicio de Prevención a la Naturaleza (Seprona) centra sus esfuerzos en la prevención de los fuegos y la vigilancia por si se producen. La Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil realiza patrullas y servicios, principalmente en los puntos que más problemas pueden registrar.

La Policía Nacional, dentro de la operación ‘Lumes’, incluye la creación temporal de un equipo especial multidisciplinar, el Grupo de Investigación de Criminalidad Incendiaria (CIGI), formado por expertos en investigación en incendios de Policía Judicial y especialistas de Policía Científica. Las patrullas de la Policía Nacional realizan una labor preventiva las 24 horas del día en toda la ciudad de Segovia.

Patrimonio Nacional tiene un protocolo de actuación para incendios forestales dentro de sus recintos. Dispone de una cuadrilla-retén para el primer ataque, una autobomba forestal y un centro de seguridad en cada palacio (La Granja y Riofrío). Además, tiene un contrato con una empresa para la vigilancia y extinción. Dispone de dos vehículos con un depósito de 1.300 litros, con un encargado, conductor, una motosierra y herramientas manuales de extinción.

Montes de Valsaín dispone de puestos de vigilancia las 24 horas y dos camiones contra incendios con dos conductores. Además tiene un contrato con Tragsa.

La Unidad Militar de Emergencia (UME) del Ministerio de Defensa también pondrá a disposición sus medios según las necesidades que se demanden y disponibilidades que tengan en las siete bases distribuidas por España (Madrid, Sevilla, Valencia, Zaragoza, León, Las Palmas y Tenerife). A Segovia suelen venir de León y Madrid. Los medios aproximados son: 4.000 efectivos, 170 motobombas, 42 nodrizas, tres helicópteros, maquinaria pasada, etc.

Además, aviones y helicópteros del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, repartidos por distintos puntos cercanos a la provincia, actuarán en Segovia si fuese necesario.

Por su parte, Adif ha acometido labores de limpieza en los laterales de las vías del tren y tiene en marcha un plan anual de prevención de incendios en las vías, que intensifica en los meses de verano.

Y la Unidad de Carreteras del Ministerio de Fomento en Segovia también ha acometido labores de limpieza en los márgenes, medianas, isletas y zonas susceptibles de producirse incendios de las vías estatales en la provincia.

El año pasado se registraron en la provincia 99 incendios. En total, se quemaron 570,18 hectáreas, de las que 192,26 hectáreas fue superficie arbolada; 216,41 de matorral y monte bajo; y 161,51 hectáreas, pastos. Conviene destacar el incendio del 4 de agosto en la sierra de Guadarrama, que arrasó 387 hectáreas de vegetación de espacios naturales protegidos, de las cuales 274 están incluidas en el Parque Nacional del Guadarrama.