Espectáculo ‘Caffe sola’ de la compañía francesa Mano Libre. / Titirimundi
Publicidad

Titirimundi, el Festival Internacional de Títeres de Segovia, regresa a las calles, plazas, jardines, patios, teatros, salas, antiguas iglesias y hasta un bar —un total de treinta espacios de la ciudad de Segovia— durante los seis días en los que se desarrollará su 33ª edición, del 14 al 19 de mayo. De las 316 funciones programadas en la capital, una media de 52 diarias, más de un centenar, 114 son espectáculos de calle.

Estas últimas representaciones son una de las señas de identidad de Titirimundi, y por ende de la ciudad. Lugares como la plaza de San Martín o el popular y hermoso Carrusel D’Andrea en el Azoguejo, forman parte ya en la historia emocional de segovianos y visitantes asiduos de este festival de marionetas que en esta ocasión acoge a 35 compañías, como ya avanzó El Adelantado, procedentes de 16 países.

La directora de Titirimundi, Marián Palma, toma prestadas las palabras del fundador del festival, Julio Michel, quien afirmaba que este evento cultural “es una fiesta de los sentidos, la irrupción de lo maravilloso en la vida cotidiana”.

Asegura Palma que “Titirimundi volverá a atravesar la rutina como un destello fulminante, convirtiendo a Segovia en núcleo anual del mundo de la marioneta para ver, sentir, disfrutar de lo más exquisito del teatro de títeres. Siempre decimos que el teatro es un vivo reflejo de la realidad, de la vida misma, nos hace sacar emociones y sentimientos y eso es lo que queremos mostrar en esta edición a través de espectáculos para adultos, montajes para todos los públicos, infantiles o para un público familiar”.

Venta de entradas

Hoy se ponen a la venta las entradas para los espectáculos de los ocho patios —con precios desde 1 euro (niños) a 3 y 4 euros (adultos), según la jornada—, así como para los doce teatros y salas —cuyos precios van de los 6 a los 15 euros, según espectáculo y espacio—.

Gratuitos

Las 114 actuaciones programadas en espacios públicos son obviamente gratuitas y los escenarios serán la ya citada plaza de San Martín, la Plaza Mayor, la plaza de la Trinidad, la de Colmenares, el Azoguejo y el Jardín de los Poetas, junto a la Muralla, con extensión a cuatro barrios: La Albuera, Nueva Segovia, Santa Eulalia y San José.

Son nueve las compañías que se repartirán por todos ellos, algunas ya clásicas en el festival, como Salvatore Gatto, gran maestro de las marionetas de guante, con su Pulcinella.

También son viejos conocidos de Segovia Punch & Judy, que vienen con Hand to Mouth, compañeros del inolvidable Rod Burnett o uno de los espectáculos talismán del grupo de Michel, Libélula, Cristobita, en este caso de la mano de El Retablillo.

Desde México llega Saltimbanqui, con sus corridos y romances. Otras propuestas ‘de calle’ son las marionetas de hilo de Di Filippo, la orquesta de Systéme Paprika y el conmovedor y nostálgico montaje de Mano Libre ‘Cafre sola’, desde Francia, amén de las impactantes funciones de Latrium Teatro y Circ Pànic.

En la provincia

La extensión de Titirimundi a la provincia alcanza este año una cifra de récord con funciones en 44 localidades de un total de 11 compañías, gracias al patrocinio de la Diputación y de los propios ayuntamientos. Jean Philippe Atchoum (España-Francia) abrirá el programa el 3 de mayo en Muñoveros.

Marioneta de Di Filippo.
El Cristobita de El Retablillo.
La compañía mexicana Saltimbanqui.