biblioteca talleres infantiles
Los talleres infantiles despiertan el interés de muchos niños y niñas a lo largo del año. / ICAL

Las distintas olas de la pandemia obligaron a tomar medidas restrictivas, incluso el cierre físico durante algunos periodos de la Biblioteca Pública de Segovia. Una situación que fue sorteada por sus profesionales, redoblando esfuerzos y con mucha creatividad para seguir cerca tanto de sus usuarios como del resto de la ciudadanía, que se ha visto reflejado con un claro aumento de las propuestas a través de sus perfiles en redes sociales, la web y en canal de YouTube.

Las ganas de cultura, conocimiento y entretenimiento no han desaparecido por la pandemia del COVID-19, todo lo contrario, lo saben bien los trabajadores de la Biblioteca Pública de Segovia. Su director, Roberto García Arribas detalla que la comunicación siempre ha sido un punto clave en su estrategia. “Conectar con los usuarios y con los no usuarios, con los ciudadanos. Las redes sociales ayudan a llegar a nuevos públicos”, asegura.

Una idea que esta estaba ya en marcha para aunar el espacio físico y el espacio virtual de la Biblioteca pero que vivió “un cambio crucial” cuando tuvieron que cerrar en marzo de 2020. “El espacio de la biblioteca virtual se conoce menos y es tan bueno como el físico en este edificio extraordinario y maravilloso”, asegura su director, que pone el acento en la profesionalidad, dedicación y esfuerzo de toda la plantilla, dentro y fuera de su horario laboral.

A lo largo de todos estos meses, el plan de comunicación de la Biblioteca Pública de Segovia se ha sistematizado para cubrir la demanda y difundir al máximo todo su potencial. A nadie se le escapa la habitual presencia en Twitter, @BiblioSegovia, con varias entradas al día de contenidos, sugerencias y recomendaciones que llevan mucho trabajo detrás, que abarcan la literatura, el cine, la música, la ciencia o efemérides.

Tienen dos blogs, uno destinado al público adulto, #TravesiasDetinta, y otro para el público infantil, #LetragonesensuTinta. No se les escapa ningún detalle, para que todo el mundo que lo desee pueda estar informado, además de pasar buenos ratos culturales. Las propuestas también se pueden encontrar en otra red social muy seguida y popular, como es Instagram. Para los jóvenes cerebros curiosos ponen a su disposición los tableros, con listados y recomendaciones a través de Pinterest, @bibsegovia.

“Tengo que subrayar que la gente que trabaja aquí es muy profesional y han hecho hueco para mantener la atención presencial y también estar en las redes sociales. Se nota una tendencia al alza en Twitter; Pinterest se han doblado sus visitas de marzo del año pasado hasta ahora; en Instagram hemos pasado de 378 a 811 seguidores, se notan las visualizaciones”, resume Roberto García Arribas.

Los bibliotecarios son muy conscientes de que hay diferentes situaciones que hacen que muchas personas prefieran esta atención virtual, de sugerencias de libros, música y cine.
Antes de la pandemia, entraban al día en la Biblioteca unas mil personas y ahora están entrando entre 250 y 300, una tercera parte”, subraya Roberto García, de ahí la importancia de dedicar tiempo al espacio virtual de la Biblioteca. La mitad de los 16 bibliotecarios están inmersos en el plan de comunicación, que es mucho más activo y ordenado.

La actividad presencial en la Biblioteca está abierta, hay acceso a algunas salas para elegir materiales, siempre con los aforos permitidos y todo el cuidado, además de la recomendación de ser “rápidos y diligentes” en los procesos. Para el director de la Biblioteca, el objetivo para los próximos meses es poder “animar la agenda cultural y retomar con los usuarios la programación infantil, los talleres de adultos o las conferencias”.

Las herramientas están ahí y la demanda de los usuarios también, como lo demuestra las 1.200 visualizaciones que ya tiene la charla que ofreció la prestigiosa viróloga española Margarita del Val, a través del canal de YouTube de la Biblioteca. “Se conectaron ese día unas 50 personas y después lo han visto 1.200. Este canal no se puede desdeñar porque la gente quiere seguir conectado”, resume Roberto García.

Conciertos, conferencias, talleres, presentaciones de libros, a todas las actividades que se desarrollan se pueden acceder con aforos reducidos, de algo más de un centenar de personas en el salón de actos, ahora solo son 40. La oferta irá incrementándose y se dejará colgado en su canal de YouTube.

El director de la Biblioteca recuerda también recuerdan que están “detrás del teléfono y del correo electrónico”, así como en la pagina web, desde la que se pueden acceder a todas sus redes sociales y el canal de vídeos. Una web que sigue creciendo, en 2020 registró 72.331 visitas. En ciudades parecidas a Segovia, como Ávila y Soria, rondan entre las 39.000 y las 40.000 visitas.