El ministro en funciones, a su entrada en el salón donde tuvo lugar la reunión de directores de centros penitenciarios. / KAMARERO
Publicidad

El ministro en funciones del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha vinculado las reivindicaciones de los funcionarios de prisiones en España a la conformación de un “Gobierno socialista estable” y a la aprobación de unos presupuestos generales que doten de fondos a estas demandas.

Grande-Marlaska clausuró la reunión anual de 84 directores de centros penitenciarios y centros de inserción social,, donde a su llegada fue recibido por cerca de medio centenar de representantes sindicales del Centro Penitenciario de Segovia, que con pancartas y bocinas reclamaron ante el ministro aspectos como una mayor seguridad y una equiparación salarial con otras comunidades autónomas.

En un encuentro antes de la clausura de la reunión con los medios de comunicación, Marlaska se refirió a este conflicto, y recordó a los funcionarios que el Gobierno ha realizado ofertas de empleo de 2.000 funcionarios de prisiones, de los que mil han tomado ya posesión, “porque reconocemos el trabajo de los mismos.

Así, indicó que cuando tomaron posesión en junio de 2018, el Gobierno “nos encontramos a los sindicatos encerrados en la sede de la Secretaría General porque nadie les escuchaba”; y precisó que en este tiempo, “dentro de lo que el margen presupuestario ha permitido hemos desarrollado distintos programas en formación y en prevención de agresiones”.

Ha añadido que, además de las ofertas de empleo, se ha modificado el protocolo para garantizar la seguridad de los funcionarios, “aunque siguen existiendo agresiones, eso ya es mucho, se han reducido ostensiblemente”.

“No es que me llene de satisfacción porque mientras haya una ya es suficiente para que la preocupación exista”, ha puntualizado el ministro.

Para Grande-Marlaska, las pretensiones retributivas de estos funcionarios de prisiones son “absolutamente legítimas”, de ahí que haya manifestado que el Gobierno está “dispuestos a hablar”, ya que son conscientes de su necesidad, aunque “estamos limitados por los márgenes presupuestarios”, se ha excusado.

En opinión del ministro del Interior, la ausencia de unos presupuestos generales se debe a que, cuando el 28 de abril la sociedad dijo que “tenía que haber un gobierno progresista, nos lo bloquearon desde la derecha, donde no había alternativa posible, y también Unidas Podemos, como todos sabemos”.

Grande-Marlaska ha asegurado que, en el momento en que exista un “gobierno socialista estable” y se puedan aprobar unos presupuestos, “seguro que tienen algún reflejo las reivindicaciones de los funcionarios”.

El ministro del Interior ha destacado el trabajo tan “importante y relevante” que hacen los funcionarios de instituciones penitenciarias, quienes, “no solamente garantizan altos índices de seguridad de España”, uno de los países más seguros, sino que, dentro de los programas de rehabilitación y resocialización “impregnan de valores de una sociedad democrática al conjunto de internos”.

Ha sostenido que el Ejecutivo nacional está para “compartir sus preocupaciones y para dejar muy claro que el conjunto de los funcionarios e iniciativas de Instituciones Penitenciarias forman parte del ideario y del trabajo de este Gobierno y del Ministerio del Interior desde que tomamos posesión”.

Ya durante la inauguración de estas jornadas, la secretaria de Estado de Seguridad, Ana María Botella, alegó que el Gobierno no podía solucionar en un año “cuestiones que vienen desde hace siete”.

Finalmente, en cuanto a la situación retributiva de los profesionales de instituciones penitenciarias, la secretaria de Estado de Seguridad expresó, al igual que el ministro, la sensibilidad hacia a las reivindicaciones de los funcionarios, pero justificó que el Gobierno cuando tomó posesión en junio de 2018 “se encontró con los presupuestos determinados”.

Sin ‘alarmismos’ en Cataluña

Con respecto a la situación en Cataluña ante la posibilidad de incidentes derivados del anuncio de la sentencia del ‘procés’, Grande-Marlaska, ha abogado por no llamar “a la alarma ni al riesgo ni al peligro”, y señaló que “hay una coordinación y una cooperación importante seria y firme con los Mossos, que se ha podido observar desde el último año”. Así, indicó que el Ministerio “actúa bajo criterios objetivos de evaluación de los riesgos para establecer los medios precisos y necesarios para garantizar la seguridad y libertad del conjunto de los ciudadanos, no pongamos