UVA RP Luis Moro Carpeta Maria Zambrano KAM1575
El artista visual segoviano Luis Moro, junto a uno de sus grabados que ofrece un retrato de la filósofa y ensayista María Zambrano. / KAMARERO

Los paralelismos entre obras culturales, aunque infrecuentes, a veces suceden. Entre vidas, pueden considerarse casualidades. Una magia sin explicación que se imprime como un recuerdo y que así lo interpreta, difunde y presenta Luis Moro, artista visual segoviano, en ‘Memoria’, una carpeta-homenaje a la filósofa, intelectual y ensayista María Zambrano.

La belleza es difícil. Y mucho más cuando “estamos en un momento en el que el arte busca la novedad o lo efímero”, considera el artista. Sin embargo, nunca es tarde para buscar en las raíces de la cultura, en los poetas segovianos y en la obra filosófica y literaria que extendió por todo el mundo María Zambrano. “Es una mujer de mirada muy amplia, absorbió la cultura de multitud de fuentes”, indica Moro. “Gracias y por culpa del exilio dejó huella en todo el mundo y creció de una manera particular, pues el tener que viajar y que la vida te lleve a otros escenarios es lo que te otorga riqueza”, explica. De ahí su admiración por ella, por su obra y por su vida, con las que encuentra semejanzas.

“He encontrado muchos paralelismos entre su vida y la mía, uno de ellos es la adolescencia segoviana”, asegura el artista, en referencia a que ambos empezaron su formación en la ciudad. Pero también su conexión con Roma, “ciudad en la que tuve un crecimiento personal y profesional”, determina. No obstante, “en el exilio también hay puntos en común”, añade, lo que ejemplifica con la llegada de la filósofa a México, país en el que Moro reside varios meses a lo largo del año y “en el que hemos compartido visiones”. Una localización que le ha permitido descubrir la ingente huella que dejó la ensayista fuera de España. Además, también comparten mirada. No solo por la importancia que Zambrano dio a la pintura a lo largo de su vida, sino también por convertir la ciudad de Segovia en protagonista en ‘Un lugar de la palabra’, de la misma forma que hace Moro con su obra.

En ‘Memoria’ se mezcla el grabado y la poesía con tres piezas literarias y cuatro litografías. Así, el artista visual busca hacer memoria del recuerdo en un proceso que, a su vez, también será rememorado. Para ello, ha contado con la colaboración institucional de la Universidad de Valladolid, así como con la participación de tres mujeres: Mercedes Gómez-Blesa, poeta experta en el estudio de Zambrano; Marifé Santiago Bolaños, escritora y profesora; y Elena Poniatowska, escritora y Premio Cervantes 2014, quien puso en valor a la filósofa en su discurso y, ahora, pone voz y texto a la pieza audiovisual que se proyectará esta tarde en homenaje a Zambrano.