Manuel Rivero: “El virreinato es un mecanismo de gobierno que es ajeno a lo colonial”

Manuel Rivero, catedrático de Historia Moderna de la Universidad Autónoma de Madrid. Especialista en el estudio de los virreinatos

— ¿Qué significa para Vd. descolonizar un Museo?
—Este es un término o idea acuñada en el mundo anglosajón que pretende la reparación de los expolios cometidos a los países que fueron colonias, restituyendo su patrimonio. También se interpreta como un acto de resignificación de los museos desprendiéndoles de discursos coloniales.

— ¿Qué museo español cree que es colonial?
—No se me ocurre ninguno, la mayor parte de nuestros museos tienen criterios museísticos modernos y desde luego no veo que haya ninguno que ensalce el colonialismo o que disponga de un discurso colonial.

— ¿Qué peligros entraña apuntar a políticas de “devolución” de patrimonio? ¿Es la situación en España la misma que en el British Museum o el Louvre?
—La historia es una materia viva. Las naciones tienen momentos de crisis y momentos de bonanza. Ningún país está libre de sufrir destrucciones y a mi juicio, una de las cosas que pueden mantener íntegro el patrimonio cultural es su dispersión. No me parece mal que haya cuadros de Velázquez en Londres o en São Paulo. Por eso mismo podemos pensar en la suerte de muchas antigüedades, destruidas en Afganistán o en Siria o numerosas antigüedades chinas salvadas de la revolución cultural al estar en el extranjero. Pero dicho esto también me parece importante y necesario restituir y reintegrar patrimonio como puede ser en el caso griego con las piezas del Partenón o como puede ser también la devolución de objetos artísticos y religiosos expoliados. Todo esto creo que debe hacerse con sentido común que paradójicamente hoy en día es el menos común de los sentidos.

— Es Vd, entre otras muchas cosas, experto en Virreinatos ¿Nos puede comentar algo sobre Carlos III, Pompeya y Herculano y el patrimonio napolitano?
—Desde el Renacimiento, los yacimientos de Pompeya y Herculano fueron expoliados por todos los soberanos napolitanos y los descubrimientos que se hicieron fascinaron a casi todos los artistas y mecenas de los siglos XVI y XVII ávidos de coleccionar antigüedades romanas. Carlos III antes de ser rey de España fue rey de Nápoles y como soberano ilustrado continuó las obras de excavación más que con interés científico, como se haría ahora, con el objeto de seguir adquiriendo antigüedades, que hoy llenan las salas del museo arqueológico nacional de Nápoles. Un museo instituido por Fernando IV de Borbón, que recoge las colecciones de Carlos III, quien por una parte como hijo de Isabel de Farnesio, incluyó las colecciones de su familia materna y por otra también incorporó las colecciones personales que hizo con las excavaciones de Pompeya Herculano y Estabia. La primera vez que visité este museo, que recomiendo a cualquiera que viaje a la ciudad, me llamó poderosamente la atención la sala secreta que se nutre, sobre todo con la colección de la familia Farnese, repleta de obras que chocaban con la moral dominante en el Occidente cristiano y que fueron respetadas por sentido común, como testimonio, si bien apartado para no escandalizar. Cada época tiene una forma diferente de afrontar el pasado y por tanto, los errores que hoy creemos que se cometieron en cuanto a la forma de excavar, catalogar, clasificar o conservar, no son atribuibles a la mala fe, el despotismo o la ignorancia sino al estado de los conocimientos de aquel momento como ocurre con todas las excavaciones arqueológicas hechas en tiempos pasados y que no corresponden a los criterios arqueológicos de hoy en día.

— Al calor del debate sobre Museos ¿Cómo mejoraría Vd el Museo de América?

No soy museólogo y francamente no sé cómo podría mejorarse ese museo; estoy seguro de que mejoraría mucho aumentando su dotación y su personal, también haciendo que tenga una mayor presencia académica en Madrid. Yo he colaborado con este museo y participé en un ciclo sobre los virreinatos en la monarquía, comparando los casos de Europa y América, precisamente para señalar que el virreinato es un mecanismo de gobierno que es ajeno a lo colonial, que responde a una idea de monarquía universal, de manera que los virreyes de Nápoles, Cataluña, Navarra o Perú responden a una dimensión de reinos dentro del sistema y no a una estructura colonial extractiva con relaciones de centro y periferia. El sistema es mucho más complejo, y no podría explicarlo en pocas palabras.

Y ADEMÁS...
NOTICIAS

Pilar Jurado: “Plácido Domingo ha sido el gran, gran tenor de todos los tiempos”

Hoy tenemos la suerte de charlar con Pilar Jurado, soprano, compositora, directora de orquesta, musicóloga, incluso pintora. Una persona “renacentista” que admiramos por sus éxitos en variados campos artísticos y por su actividad filantrópica.

Atravesar el agua con fuego

Atravesar el agua con fuego

Femur elige Segovia para abrir el programa europeo de liderazgo femenino en el sector energético

La jornada se celebra el miércoles 22 de mayo en la sala capitular de IE University desde las 10.00 horas