Reparto del Bocata Solidario en la última edición. / EL ADELANTADO

La delegación de Manos Unidas de Segovia anunció ayer, viernes, la “difícil decisión” de posponer sine die la celebración del ‘Bocadillo Solidario’, acción de la jornada del ayuno voluntario, que este año tendría que haberse desarrollado el 12 de febrero. Su finalidad “intentar concienciar a la sociedad española de que, más allá de una cuestión de horario, tendencias o costumbres, el acto de comer para muchos seres humanos se convierte en un mero acto de supervivencia”.

El equipo de voluntarios considera que, atendiendo a la incidencia de la Covid-19 en Segovia, lo más adecuado es aplazar esta cita de gran arraigo. Cada año, el ‘Bocadillo Solidario’ congrega a centenares de alumnos y profesores de los colegios de la ciudad en un evento multitudinario y en esta edición del 2021 pretendía hacerse extensiva al resto de la provincia.

Dada la cercanía de la cita, las líneas de trabajo estaban ya muy avanzadas. La organización contaba con el visto bueno de centros escolares y administraciones para una iniciativa diferente a la de otros años: el plan era llevar los bocadillos a los distintos centros docentes y organizaciones repartidos por numerosos punto de la geografía segoviana. Sin embargo, la pandemia y sus consecuencias han llevado a tomar la decisión “más responsable y adecuada a la situación actual”.

La Delegación de Manos Unidas de Segovia mantiene su colaboración con los tres proyectos establecidos para la campaña de este año. Mejorar las condiciones de alojamiento en las internas de Purul, en Senepati (India); prosperar en la seguridad alimentaria y los ingresos de las familias campesinas en Uganda, y trabajar en la prevención y reparación de desastres naturales en la población rural de Filipinas. La organización ingresó en 2020 más de 190.000 euros. La mayor parte, 87.416, proceden de ingresos de socios y donativos de particulares. Por parte de las colectas parroquiales e instituciones religiosas, recibió 85.638 euros. Finalmente, otras donaciones y actividades de la propia delegación diocesana lograron sumar 9.000 y 8.500 euros, respectivamente.