Publicidad

El viernes 14, coincidiendo con el aniversario del fallecimiento de Manuel González Herrero, el Centro Segoviano de Madrid celebrará el XIV Memorial, en cuyo acto se hará entrega de los Premios de Fidelidad a la Tierra. En la convocatoria de este año se ha concedido este galardón a María Tardón Olmos, natural de Zarzuela del Pinar, magistrada del Tribunal Supremo y que fue la primera juez de defensa de la mujer en España. Su impecable trayectoria profesional culmina con la actual máxima  responsabilidad. Fue anteriormente titular de diferentes juzgados, entre ellos en La Carolina, Palma de Mallorca y otros destinos, hasta recalar en Madrid, donde, al margen de la carrera judicial, fue teniente de alcalde del Ayuntamiento cuando ocupaba la Alcaldía José María Álvarez del Manzano. María Tardón aún conserva en su despacho y así ha sido a lo largo de su vida profesional, la montera de segoviana que,  como atributo, le fue impuesta en el Centro Segoviano de Madrid al designarla Alcaldesa con motivo de la celebración de Santa Águeda.

En la convocatoria de Fidelidad a la Tierra, de este año 2020, ocupa uno de los tres puestos José Luis Concepción Rodríguez, presidente del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León. Desde hace ya 16 años es responsable máximo de este puesto en la Justicia en la región castellanoleonesa. Con actual residencia en Burgos, no resiste la ausencia de su querida Segovia y así, cuando sus obligaciones se lo permiten, se escapa a su ciudad para disfrutar de ella y de sus amigos. Sus dotes en la docencia le han acreditado como un excelente profesor universitario en temas relacionados con el Derecho. Fue el pleno del Consejo General del Poder Judicial quien le reeligió para su actual Presidencia, que ocupa desde hace 15 años. Todo ello evidencia la acertada gestión en ese tiempo y en la que, sin buscarlo, hace destacar su Fidelidad a su Tierra Segoviana.

El tercer designado para los Premios de Fidelidad a la Tierra ha sido un deportista; un gran deportista español e internacional que lleva siempre el nombre de Segovia a lo más alto del pódium del atletismo, pues Javier Guerra Polo, conocido entre todos cariñosamente como “Javi Guerra”, nacido en nuestra ciudad el 10 de noviembre de 1983, ostenta el título de campeón de campeones de maratones y en pruebas de resistencia y campo a través. Aquel mozo segoviano convertido en atleta de primera magnitud era imbatible. Su vida deportiva era un continuo triunfo y una gloria para, su y nuestra, ciudad de Segovia. El año 2002 se proclama campeón de España Junior de campo a través, el mismo año campeón de España Junior de 5000 metros prueba durísima en la que no tuvo rival. El año 2005 fue campeón de España promesas en la prueba de 10.000 metros, más dura aún. Y así llenó su casa de trofeos y a Segovia de gloria. Ha competido en todo el mundo. Y en todo lugar ha conseguido triunfos y admiración. En el año 2013 se proclamó campeón de España de Maratones. Salió luego a Rusia y en la prueba de Moscú ya se colocó en un puesto privilegiado. En el Campeonato de Europa de 2014, en Suiza, logró otro memorable triunfo. En 2015 participa en el Maratón Mundial de Pekín, obteniendo plaza para las Olimpiadas de Río de Janeiro a celebrar el año 2016. En Sevilla se proclamó campeón de España. La de Javier Guerra es una esforzada vida en las pruebas más duras del atletismo mundial.

Las tres personalidades que antes se reseñan recibirán, por su personal mérito y amor a Segovia, el Premio de Fidelidad a la Tierra, que tiene instituido el Centro Segoviano de Madrid para recordar a Manuel González Herrero, que nos enseñó a conocer, comprender, amar y defender la Tierra de Segovia, manteniendo viva su identidad de siglos.