Un grupo de turistas consulta uno de los puntos de información de la capital segoviana. / Kamarero
Publicidad

La posibilidad de gravar con un nuevo impuesto la estancia de los visitantes que, en número de miles, llegan a la ciudad está más cerca, a juzgar por las palabras de la alcaldesa de Segovia Clara Luquero. Y es que, según a explicado la edil, la creación de de dicha ‘tasa turística’ fue uno de los asuntos que se trataron en la primera Conferencia de Titulares de Alcaldía y Presidentes de Diputación que se celebró este lunes en Valladolid.

En la reunión, presidida por el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, y a la que asistieron la práctica totalidad de los alcaldes y presidentes de Diputación de la Comunidad, además de algunos consejeros –caso del titular de la cartera de Cultura y Turismo, Javier Ortega–, se debatió sobre la posible implantación del impuesto a petición de la alcaldesa segoviana.

Se trata de una antigua aspiración del equipo de Gobierno municipal; la cual comparte además con los ayuntamientos de las otras dos ciudades Patrimonio de la Humanidad de la Comunidad –Ávila y Salamanca–. Una tasa que ya existe en otros lugares de la geografía nacional, pero que aún no se ha aplicado en Castilla y León, y cuya principal consecuencia sería el encarecimiento de las pernoctaciones en la ciudad, en uno o dos euros por persona y noche.

“Es un gravamen mínimo que se justifica por el coste superior que implica, en mantenimiento y prestación de servicios, el mayor número de personas que hay en la ciudad con motivo del turismo. A quienes van a pagar 100 o 120 euros por alojarse una noche en Segovia, no les importa tener que pagar 101 o 121 euros. No tiene mayor efecto que ese”, ha asegurado la alcaldesa, Clara Luquero.

El objetivo de la iniciativa es, además, poder alcanzar un acuerdo con el Ejecutivo autonómico para que el dinero generado con la tasa revierta directamente en la ciudad, ya que tal y como estaría planteado ahora y al tratarse de un impuesto autonómico, los beneficios irían a parar a las arcas de la Junta de Castilla y León.

En cualquier caso, la regidora se ha mostrado positiva respecto a la posibilidad de que la mencionada tasa salga adelante: “Vi muy receptivo al consejero de Cultura y Turismo, que estaba sentado justo frente a mí e inmediatamente tomó nota. Además, tenemos pendiente una cita para abordar otros asuntos”.

Oposición del sector

Los representantes de la industria hostelera ya mostraron su rechazo a la medida cuando a principios de verano la concejala de Turismo, Claudia de Santos, planteó la posibilidad de luchar por la implantación de la tasa turística.

“Querer implantar esto en Segovia, con lo bien que está funcionando el sector, es inexplicable; no tanto por el encarecimiento de la noche, sino por el efecto psicológico en le cliente”, criticaron.