Los setenta graduados del Colegio Claret

Hace quince años, muchos de los setenta alumnos del Colegio Claret, que el miércoles decían adiós a las aulas en las que han pasado la mayor parte de sus vidas, entraban —siempre de la mano de un mayor— a las clases de la señorita Ana Cristina, de Alicia o de Carmen, encargadas de dar un primer abrazo reconfortante a esos cuerpecillos, entre asustados y sorprendidos, que iniciaban su etapa escolar.

Volvían a ser ellas, junto con otros profesores con los que han compartido no pocas experiencias, quienes estrechaban entre sus brazos, a modo de felicitación, a quienes culminan la primera gran etapa de sus vidas. A la Eucaristía, oficiada por el nuevo Provincial Claretiano, Pedro Belderraín, le siguió el acto académico en el que, como es habitual, las palabras de los compañeros, profesores y padres, tocan la fibra de los asistentes haciendo aflorar recuerdos que contagiaron la emoción sincera de quienes ya tienen establecidos unos fuertes vínculos afectivos, entre ellos mismos, y también con el colegio. Así fue recogido en un vídeo realizado para la ocasión, en el que las imágenes se sucedían desde el primer curso de Infantil y hasta el mismo día de su graduación

Tras la imposición de las becas es tradicional, en el Claret, que el broche final lo pongan los propios alumnos interpretando una canción que ellos mismos seleccionaron y con la que se sienten identificados de alguna manera. Este curso fue ‘Somos’, del grupo Melocos: “somos un libro de Picasso y un caballero andante / somos El Principito que un día se fue de viaje / como un kamikaze que llora en su última cena/ somos dudas flotando pensando que vale la pena».

Desde hoy el ‘cole’ queda atrás, pero siempre con sus puertas abiertas para los que empiezan otra singladura vital. La PAU, las decisiones —universitarias o no— ocuparán su tiempo. Comienzan un camino incierto pero ante el que todos confían en llevar en su mochila las herramientas adecuadas para afrontarlo con garantía de éxito y, lo que es más importante, siendo felices en el intento.

El Adelantado de Segovia es un diario español editado en la ciudad de Segovia. Se trata del decano de la prensa de la provincia de Segovia, y es el periódico más difundido de la misma.​ En 1996 se convirtió en el primer periódico de Castilla y León en disponer de edición digital en internet.​